Simón Esain: “Simón Esain o una carcajada triste”

Entrevista realizada por Rolando Revagliatti

Simón Esain (pronúnciese esáin) nació el 30 de agosto de 1945 en Maipú, provincia de Buenos Aires, República Argentina, y reside desde 1970 en otra ciudad de la misma provincia: Chascomús. Poemarios editados: la trilogía de “El Año Inútil”: “Indignación de noviembre”, 1995; “Mayo de 1989 o el humo”, 1995; “Musa interventora”, 1996; así como “El momento de ahogarse”, 2000, “BP Tangos”, 2012. En 2008, por el sello Editores Urbanos, de la ciudad de Buenos Aires, se publica la crónica de viaje “El llamado del árbol” (Travesía a Perú en cuatriciclo), que Simón Esain redacta a partir de manuscritos de su hermano Rubén, bajo cuyo nombre se editó. Permanecen sin socializar numerosos volúmenes de poesía y prosa breve. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Entrevistas, Literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

A quien no le gusta la lectura, es porque no sabe leer

Jesús Pérez Soto

Mamá siempre me insistió en que tenía que estudiar, y aceleró esa insistencia el día que llegué en brazos de mi padre con una pierna herida; había ido con él a limpiar maíz y nomás di el primer machetazo ¡zas! me lo pegué en la rodilla. Como estábamos lejos de la ciudad, ella hizo de médica; buscó hojas medicinales, las pasó por agua tibia y me cubrió la cortada y para que no me ocupara del dolor, le pidió a mi tío Miguelito que me llevara un par de esas novelas que él leía. Me llevaron tres y cuando terminé la primera le agarré gustico a la lectura; con la segunda simpaticé con la imaginación y al terminar la tercera empecé a echar plomo porque los libros eran novelas vaqueras y yo me creí el protagonista, el tipo del lejano Oeste que se enfrentaba a los Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Lectura, Libro | Etiquetado , , | Deja un comentario

Doce consejos para escribir

Ray Bradbury

1

Retrato de Fernando Pessoa. (1954). Almada Negreiros

No empieces escribiendo novelas. Toman mucho. Empieza escribiendo una cantidad endemoniada de cuentos, al menos uno por semana. Toma un año para hacerlo. Simplemente no es posible escribir 52 malas historias al hilo. Yo esperé hasta los 30 para escribir mi primera novela, Fahrenheit 451. Y valió la pena esperar, ¿eh?

2

Puedes amarlos, pero no remplazarlos. Ten esto en mente cuando inevitablemente intentes, consciente o inconscientemente, imitar a tus escritores favoritos, justo como yo imité a H.G. Wells, Julio Verne, Arthur Conan Doyle y L. Frank Baum.

3

Examina la “calidad” de los cuentos. Sugiero leer a Roald Dahl, Guy de Maupassant y los menos conocidos Nigel Kneale y John Collier. Nada en la New Yorker1 de esta semana me llena el ojo, pues las historias que aparecen allí no tienen metáfora. Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Escritura | Etiquetado , | 1 Comentario

Al día siguiente (el que sigue al Día del Libro)

Vicente Adelantado Soriano

Feliz Dia del Libro. Iustración de Mila Marquis

No soy nada partidario ni de celebraciones ni de grandes concentraciones. No me gustan. Las únicas celebraciones que soporto son las muy íntimas, aquellas que sólo requieren el concurso de dos personas. Nada más. Nunca voy, pues, a la feria del libro, ni a eventos similares. Pero antes de seguir adelante, ya que a todo el mundo se le hace la boca agua cuando habla de don Miguel de Cervantes, en cuyo honor parece que se celebra el Día del Libro, cabría decir que, tal vez, en lugar de esta fiesta, habría que celebrar la fiesta del idioma. Podría entonces, en parques y alamedas, crearse varias casetas, las casetas de las palabras, en las que se recogieran las faltas y muletillas más extendidas a fin de corregirlas y respetar un poquito el idioma. Por eso este artículo se titula como se titula, pues harto estoy de oír ese necedad de “el día después”, o el señor tal ha fichado por la empresa cual. El verbo contratar está siendo desterrado de nuestro idioma. Ahora no contratan a nadie: fichan a todo el mundo. Y un día no sigue a otro día, sino que va después. Pero hablemos de libros, que es lo que toca. Seguir leyendo

Publicado en Ensayo | Etiquetado , | Deja un comentario

Competencia textual y mirada lectora

Galo Guerrero-Jiménez

Somos pasajes de nuestro libro. Somos lo que leemos. Iilustración de Aykut Aydoğdu

La palabra oral o escrita siempre afecta a quien escucha o a quien lee. Caso raro sería que el oyente o el lector no se inmuten ante la palabra. Por supuesto, a veces, la palabra es vacía, dependiendo de quien la emita o la reciba: no le dice nada, sin embargo, desde esta  óptica también hay una afectación: la indiferencia, el quemeimportismo, o el esfuerzo del oyente o del lector por no sentirse afectado, es también una forma de afectación.

En todo caso, la preocupación por la efectividad de la palabra humana debe ser siempre profunda hasta en aquel ser que no tiene una adecuada formación para comunicarse; pues, cada cual a su manera se expresa desde “sus límites y sus posibilidades para afectar a quienes la escuchan, por sus virtudes y sus peligros” (Larrosa, 2007, p. 192).

¿Qué sucede, por ejemplo, en el emisor al hablar o al escribir? ¿Qué pretende comunicar, de qué manera lo hace? ¿Con qué intención procede? Y, sobre todo, desde qué ángulo humano de su formación le es posible emitir un cúmulo de enunciados para que se Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Lectura, Libro | Etiquetado , | 1 Comentario

«Expresar un mundo propio siempre es arduo»

Laura Antillano

Poesía
Pasé una hora pensando un verso
/Que la pluma no quiere escribir/
Sin embargo está aquí dentro/
Inquieto, vivo. /
Está aquí dentro/
Y no quiere salir. /
Pero la poesía de este momento/
Inunda mi vida entera.
Drumond de Andrade

Imposible establecer reglas impolutas, normativos eficientes para todos en la labor universal de la escritura, he aquí algunas consideraciones de espontánea soledad espectral:

Necesario es escribir todos los días. Inventar un diario. Tomar notas de lo que sucede o no sucede pero lo ves o lo presientes en el entorno.

Leer, incansablemente: leer. Encontrarás los procedimientos y estructuras leyendo a otros.

Percibir el cómo (importa menos el qué). Cómo, cuándo, dónde, por qué. Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Escritura, Poesía | Etiquetado , , , | 1 Comentario

Algunos apuntes sobre la poesía

Gustavo Pereira

La imagen perenne

Gustavo Pereira, Foto Cortesía LETRALIA

La poesía no ha podido librarse de la imagen, y algunos hasta condicionan el poema a su presencia, trátese de la imagen analógica (v.g.: su risa como el mar) o de la identificativa (v.g.: su risa era el mar).
Desde sus remotos orígenes, cuando subordinada a la música podría haberlo hecho y no lo hizo, la poesía halló en la imagen el instrumento que le permitía armonizar las fuerzas y los elementos contrarios del universo.

Concordar tales antinomias, extraer de las palabras sus insospechados significados, revelaciones y colisiones, edificar el poema como se construye un castillo de arena que la pleamar deshace y torna a su elemento (dejando no obstante en quien lo vio la huella imperecedera de lo sorprendente o lo maravilloso), tales son algunos de los viejos y nuevos propósitos de la poesía. Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Lectura, Poesía | Etiquetado , | 1 Comentario

La crónica y el ensayo: asociaciones y bifurcaciones mestizas

José Carlos de Nóbrega

Intervención del escritor en el marco del 12° Encuentro de la literatura y el audiovisual para niños y jóvenes, La Letra Voladora, en Valencia, el 26 de enero
de 2018]

El encargo, medie mi despropósito o no, que me hace comparecer ante este gentil auditorio, está referido a las semejanzas y las diferencias entre los géneros de la crónica y el ensayo. Como no nos parece que ambas especies literarias sean el agua y el aceite, preferimos dialogar sobre simbiosis y bifurcaciones mestizas posibles. El tema es, si se quiere, comprometedor: El temor del ensayista respecto a una reflexión sobre su oficio fundido con la crónica, se nos presenta susceptible de escaramuzas en una calle ciega.

Dejemos para la Academia una aproximación científica, formal y rigurosa a este tópico. Me resta, por supuesto, hablar del asunto desde el afortunado y juguetón territorio de unas cuantas lecturas recientes y antiguas que se han sumado -y aún enriquecen- a mi experiencia creativa en este ramo híbrido por demás placentero. Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Escritura, Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Un consejo para escritores principiantes: “Cuando se trata de escribir, eres lo que lees”

Aidan Chambers

El mejor consejo que puedo dar a alguien acerca del acto de escribir es: Lee mucho. Si lo piensas, toda escritura es una lectura. Al fin de cuentas, la escritura tiene por objeto la lectura. Escribo para leer lo que he escrito. ¿Y quién no lo hace? Y escribo porque quiero comunicarme con los demás, con los lectores. Por lo tanto, ser escritor significa ser lector desde todo punto de vista.

Conozco a muchos escritores. Cada uno de ellos lee tanto por el placer de leer como ‘por trabajo’. Y la mayoría lee muchísimo. Como escritor, eres lo que lees. Aquello que incorporas como lector influye en lo que produces como escritor: la clase de cosas sobre las que escribes, la manera en que manejas el lenguaje, la forma en que cuentas historias, compones poemas, construyes obras dramáticas u organizas tus ensayos. No puedes evitarlo. Así son las personas. Y todos los artistas, todos los artesanos, aprenden a perfeccionarse estudiando las obras de los demás, especialmente las de aquellos a quienes admiran y consideran los mejores. Escribir es a la vez arte y artesanía. Por ello, lo que lees es tan importante como cuánto lees. Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Escritura, Lectura | Etiquetado , , | 3 comentarios

Crear un ambiente de lectura

Galo Guerrero-Jiménez

En primavera los lectores y las lecturas salen a la calle. Ilustración de Steve Scott

A excepción de la lectura impuesta en el ámbito escolarizado, la lectura tiene el máximo valor antropológico cuando es el lector el que selecciona el libro o el texto que se dispone a leer, y desde esta actitud ya se presenta un enorme componente positivo que lo aporta el lector. Aidan Chambers (2007) habla “del círculo de lectura. Ir a ver una colección de libros es un éxito. Escoger un libro es un éxito. Decidir si se le pone más atención o se lo rechaza a favor de otro es un éxito. Sentarse a ‘leer’ es un éxito. Y así” (p. 18) este círculo se amplía: junto con la selección, el lector tiene que asumir otros componentes personales y externos para que la lectura sea aprovechada con el mayor beneplácito.
El lugar, el tiempo, la posición corporal, la actitud emocional e intelectual, en fin, “cuando escogemos un libro, nos vemos afectados por todo tipo de influencias” (Chambers, 2007, p. 16). El ambiente, de una o de otra manera, afecta al lector, incluso el formato. No es lo mismo leer un libro físicamente que leerlo digitalmente. De ahí Seguir leyendo

Publicado en Ensayo, Lectura, Libro | Etiquetado , | 1 Comentario