La literatura infantil, una mirada.

José Gregorio González Márquez

Escribir para niños no es fácil. Adentrarse en su universo implica conocer a fondo las necesidades de lectura que manejan. No se trata de proponerle cualquier texto bobalicón ni abusar de su capacidad de inteligencia para insultarlo subrepticiamente. Los textos deben concebirse desde el mismo mundo del niño.

Niños leyendo. Walter Firle

Como adultos no podemos imponerles cualquier libro y así crearles un falso interés por la lectura. La literatura infantil se piensa en función de la imaginación que tiene todo niño para darles vida a personajes de la ficción. Un texto para niños posee características específicas que identifican y valoran los senderos de la actividad lectora. La imaginación y la fantasía son piedras angulares que sostienen el discurso y lo elevan a la categoría de prodigio del lenguaje.

Cuando una obra llega a lector infantil ya ha recorrido diversas etapas que van desde el momento de la escritura, pasando por su edición hasta llegar al mercado donde será vendido. Sin embargo, tras superar todos estos pasos, no tenemos noción si es buena o mala. Cuando los editores publican un libro para niños y no toman en consideración sus intereses sino la realidad del mercado, se le está engañando y afectando al extremo de ofrecerle una obra no convalidada para su disfrute y formación. No puede anteponerse las ganancias generadas por el mercado.

Se hace indispensable respetar a los pequeños lectores para que el libro cumpla su función primordial. Joel Franz Rossel apunta a propósito de la literatura infantil que Toda obra maestra de literatura infantil es el resultado de un descubrimiento, de una invención, de una revelación, de un compromiso del espíritu del autor –inevitablemente un adulto– con las esencias y posibilidades de lo humano que se revelan a través de los niños.   Los procesos creativos asumidos por los adultos se cimientan en las revelaciones que su vida de relación con la infancia le facilita. Se escribe para un niño capaz de caracterizar lo que lee, no para un ser que se muestra incapaz de comprender y disfrutar la lectora.

La literatura infantil fue por años el medio más adecuado para educar con fines moralizantes, para establecer la hegemonía del saber y así instrumentalizar una visión parcializada de la realidad. Rosell nos dice que la literatura infantil ha debido luchar a lo largo de su historia, de poco más de tres siglos, contra la instrumentalización, contra su utilización como medio de educación, de armonización social, de transmisión de una concepción del mundo.  Así. la concepción de escribir para educar permaneció inmersa en el sistema educativo. Entonces, la obligatoriedad de leer para aprender, para fijar conocimientos, para imponer una serie de registros axiológicos era de uso corriente.

La visión de una literatura infantil impuesta, vendedora de valores y supeditada a la supervisión del adulto cambió. Poco espacio se dejaba a la imaginación y el poder de la fantasía era coartado por normas impuestas. Gozar una obra literaria representa hoy para el niño, escoger con libertad y sin imposiciones lo que quiere leer, usufructuar la capacidad para elegir lo que le maravilla. No significa esto que es el adulto quien elige lo que el niño va a leer. El adulto quizás pueda sugerir textos pero es el niño quien tiene la última palabra.

La fantasía es un elemento vinculante entre el paraíso real del niño y su imagen forjadora de la imaginación. Víctor Montoya sostiene que una de las constantes del poder de la fantasía es que los niños, mejor que nadie, gozan con las aventuras de la imaginación, con esos hechos y personajes que los trasportan hasta la sutil frontera que separa a la realidad de la fantasía, pues todo lo que es lógico para el adulto, puede ser fantástico para el niño, y lo que al adulto le sirve para descansar, al niño le sirve para gozar.

Anuncios

2 respuestas a La literatura infantil, una mirada.

  1. Angélica dijo:

    Realmente, estoy de acuerdo con la función de la fantasía. Además, todos deberíamos ser mediadores entre el texto y la fantasía, de manera de poder contagiar el gusto por la lectura

    Me gusta

  2. Telsix Carelix Pineda Arias dijo:

    Realmente estoy aprendiendo, en relación a esto, les leo mucho a los niños y niñas pero lo hacía con un fin pedagógico, ahora entiendo que debe ser para el disfrute de los educandos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s