Enrique Pérez Díaz y su Gato de trapo

Laura Antillano

Enrique Pérez Díaz es un escritor cubano con una larga trayectoria entre nosotros, su obra ha trascendido a tal punto en el mundo de la literatura infantil que ha sido nombrado miembro del jurado del Premio Hans Christian Andersen, que es el galardón más importante que se da para los escritores de esta literatura.

Hoy día está a la cabeza de la editorial Gente Nueva, alcanzando con ella un nivel de excelencia y productividad que nunca tuvo, su talento de escritor aunada a la de editor hace magia y logra lo aparentemente imposible.

Detrás de todo escritor hay un lector y conocemos la génesis de éste en sus propias palabras, dado que Enrique nos ha acompañado en los Encuentros con la literatura y el audiovisual para niños y jóvenes y allí nos ha contado como se hizo lector.

“Leer era conocer. Conocer era descubrir. Descubrir era vivir otras vidas en el tiempo. Muchas vidas en realidad. Domeñar el mundo de la mano de seres que se me hicieron tan cercanos como sus autores: Perrault, Andersen, Grimm, Casona, Almendros, Kipling, Salgari, Verne, Twain, London, May, Spiry, Defoe, Swift, Carroll, Stevenson, Alcott, Dickens… autores sobre los que más de una vez fui y siempre pretendo regresar…”(…)“Decía Cesare Pavese que “la literatura es una defensa contra las ofensas de la vida” y confieso que nunca escuché pensamiento más axiomático y revelador. Si toda la gente que por ahí anda amargada, llena de dudas y desesperanza (con razones o sin ellas) cada tarde se diera a la tarea de leer, tan solo unos minutos, en su cosmovisión las cosas iban a cambiar.”

Pensamos en estas palabras al leer el libro que nos trae aquí: “Gato de trapo”, editado para niños por la fundación El perro y la rana y ubicado, no sabemos por qué, en una colección para los más pequeños.

Gato de trapo no es la primera incursión de Enrique en el tema de los gatos, sobre ellos ha escrito con frecuencia, hemos regalado entre los maestros su libro: ”Los gatos de papel”, recopilación de relatos con gran variedad de tramas y gatos, donde el autor explaya su conocimiento de los felinos, con lo que mucho convivió hasta que la alergia se lo prohibió. A mí, que tengo gatos, me ha dado con frecuencia señales de su conocimiento sobre las conductas tan diversas de estos cuadrúpedos con personalidad individualizada y plena.

Sin embargo, Gato de trapo, tiene una trascendencia simbólica que va más allá de la mirada cotidiana a estos interesantes animalitos con los que construimos ficciones.

Gato de trapo vive una circunstancia dramática que es resuelta felizmente, pero es un gato de juguete, construido con retazos, a quien su pequeña dueña ha abandonado ante la presencia de una muñeca nueva, ¿y quién puede con muñeca nueva o con santo nuevo?

Gato de trapo se siente abandonado y solo, y es allí donde realmente comienza su historia, que lo llevará a incursionar en la tristeza, a profundizar en la melancolía y a investigar en el entorno.

El relato nos dice de su estado de indefensión en el que se sumerge inicialmente pero del que sale luego de llorar su pena, para investigar el mundo, primero el de la casa, luego el del mundo exterior.

Vamos como lectores acompañándole y descubriendo la poesía del texto, ilustrado para esta edición por el también cubano Emilio Flores Abin.

 “Gato de trapo sale al patio. Teme la yerba húmeda que moja sus patas. Los espinos le arañan el lomo. Su cola de estambre negro deja hilos entre los cercos. Las piedras rasgan la tela de sus patas”.

El sufrimiento de Gato de trapo, quien perderá un ojito en su aventura, no se equipara con la aventura misma, es decir, con el deseo y la pasión de conocer y profundizar ese conocimiento del entorno, así crecerá interiormente y en el proceso conocerá a Gata Dorada quien de nuevo le hará conocer la ternura perdida, que le acompañaba cuando era el centro de su dueña en la casa de la niña.

Con gata dorada vivirá nuevos viajes y el proceso de transformación se producirá. Acaso hay aquí una relación simbólica con el cuento de El soldadito de plomo de Andersen, y atrevidamente pensamos también en la obra de Ida Gramcko, nuestra poetisa porteña, quien veía en el “andar para hallar”, el trasfondo filosófico del sentido de la vida, transcrito en su poesía.

Al final ¿y debemos contar el final?, como Pinocho pasó a ser un niño humano, este gato de trapo perderá su envestidura de juguete para ser un hermoso gato de piel y uñas. ¿Qué más podría desear?

 “En buena medida accedí al mundo de las letras por la vía oral. ¡Sí, como olvidarlo! Ya fuera mediante los relatos detectivescos que una hermana mayor me hacía cada noche —exacerbada su fantasía ante mis ojos dilatados por el cómplice terror— o escuchando a mi abuelo (infatigable y furibundo amante de los libros todavía a sus noventa y siete años bien vividos en medio de libros) leer una y otra vez historias cuyo significado me resultaba ambiguo y, precisamente por eso, más interesante todavía.”

 “El libro pues, devino en magia y conjuro. Magia con la cual curar (y atenuar) enfermedades molestas o prolongadas, desterrar el aburrimiento y la soledad. Conjuro, mediante el cual espantaba a personas inoportunas que, al ver cómo me sumergía en un volumen, decían conmiserativas: “Déjalo, si está leyendo ya…”

Y en ese mundo, en esa otra realidad inventada, fui feliz desde niño.” Como confiesa Enrique y nosotros aplaudimos.

Este relato es un poema vestido de cuento , para decirnos de la importancia de “hacer el viaje”, confrontar la realidad y encontrar las verdaderas razones de nuestra existencia, en la profundidad de la vida interior y sus secretos. Es un bálsamo contra los miedos, una mano amiga del despertar.

La descripción de la vida del protagonista y sus andanzas da la clave.

 

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Cuento, Ensayo, Libro, Literatura infantil y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Enrique Pérez Díaz y su Gato de trapo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s