Emilta Rosa Vivas: La filiación materna desde la metáfora

José Gregorio González Márquez
Emilta Rosa Vivas

Emilta Rosa Vivas

La filiación materna representa un lazo indisoluble entre la madre y sus hijos. Desde su nacimiento, el ser humano recibe el amor maternal que establece un vínculo que le acompañará toda la vida; y que además, repetirá en su época adulta cuando asuma el mismo rol. La palabra en su esencia fluye paulatinamente desde la concepción; luego del nacimiento se acrecienta hasta ocupar el lugar más importante al que se acude para alegrar, mimar o dormir al niño. El balanceo de la cuna junto a canciones rítmicas calman el llanto y dormitan al infante. Así, la palabra se inserta en su vida cotidiana para dimensionar las relaciones amorosas en el seno familiar.

Boland (2011), señala que el primer acercamiento del niño con la palabra está contenido en la esfera de lo lúdico. Apunta que: “Se trata de un juego gratuito de intimidad que puede estar acompañado de esas primeras manifestaciones poéticas como las rimas, juegos poéticos, canciones que se le dedican al bebé y trasmiten no solo palabras.” Es decir el mundo poético es espléndido para el recién nacido y el pequeño pues ya la metáfora los toca, los deleita y juega con su vida.
Es importante subrayar que estos intercambios entre madre e hijos u otras personas que participan en la crianza del niño, son ancestrales. Por infinitas generaciones se han dado y se mantienen en el tiempo. Boland refiere que: “Las palabras en esta etapa tienen el valor de una modulación, de un susurro, de un ritmo, son canto que entrega afecto y despierta los sentidos. Comenzamos por aprender entonces la música de la lengua, su prosodia, y ésta se trasmite a través de las canciones infantiles, las nanas, los poemas, las leyendas, es decir, la literatura”.

Emilta Rosa Vivas es una poetisa Merideña (Venezuela) nacida en la Playa de Bailadores hacia 1934. Su obra publicada, aunque no es extensa, tiene aspectos que la hacen representativa de la literatura infantil del Estado Mérida. Poco conocida incluso para sus coterráneos, Emilta Rosa Vivas escribe con una pasión extraordinaria; en su obra, la palabra no se circunscribe al discurso elemental de la poesía como simple texto para entretener al niño sino que fluye por los senderos de la imagen para crear un mundo que abarca infinitas dimensiones. Desde la onírica hasta la telúrica se van desgranando en sus libros para crear belleza; acercar al niño a su círculo familiar mientras disfruta de inconmensurables poemas.

Del pozo de los sueños (Poesía para niños) (1982), es un poemario dedicado desde el amor maternal a todos los niños. Abarca la autora diversos momentos de la vida del infante al proponer canciones de cuna, poemas dedicados a los animales, a los juegos tradicionales, a la escuela, al uso de la imaginación y a las vacaciones. Intenta establecer un hilo conductor que abarque las diversas facetas de la existencia del niño.

Una característica particular de este libro es que la autora mezcla poemas en prosa y en verso. La nota que aparece en la solapa de la portada del libro dice que: “Del pozo de los sueños, está estructurado en una forma audaz y amena y está cuajado de profundidad y frescura. La esbeltez y soltura de los versos realizados en estilo romance y las metáforas empleadas en la narrativa, constituyen sin duda alguna, una hermosa entrega para los niños de todas las edades.” Y no se trata de unir al azar textos poéticos; se establece en realidad una concatenación de imágenes que realzan la belleza y la intimidad del poema sea en prosa o en verso.

“Cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor intensidad, toda la poesía.” Expresado así por Octavio Paz, entendemos que la poesía vierte todo el sumo de la imagen y precisa de la palabra como su medio de expresión. Grafía que se explaya en toda su magnitud para pregonar la pureza de lo que expresa. Emilta Rosa Vivas no se atiene a la simple repetición de imágenes sino que las teje en una urdimbre donde universaliza el amor al niño y la protección innegable que da la palabra cuando se canta o recita para demostrar todo el sentimiento que se tiene por quien se ama.
Vicente Gerbasi asume que: “Para el poeta la metáfora es el medio por el cual le es permitido erigirse en mago, en creador. La metáfora eleva la palabra a una dimensión feérica” Afirmación que puede aplicarse a la poesía de la escritora merideña.

Continuidad literaria: de la cuna a la infancia

Portada Libro Del pozo de los sueños

Portada Libro Del pozo de los sueños

En Cuando todo es sonrisa, chapoteos y gorjeos, texto con que se inicia el libro, Emilta Vivas trabaja la poesía desde la prosa y el verso. Poemas que abordan los momentos iniciales de la vida del niño. Arrullos para amar desde el alma.
“Los pichones están suaves y tibios y aunque llueve, mamá pajarita esquiva todo el agua para que no se moje ni siquiera el nido; día a día el sol dora su pico y afina su canto y el viento de la noche mece su cama y le regala tiernos murmullos.” (p.9)
“Déjame decirte pequeña mía, que también el bambú, aunque a veces cruje lastimeramente cuando se le resquebrajan sus gigantescas piernas, a menudo las exóticas mariposas o estilizadas manos de sus ramas, tocan arpas invisibles e igual, las espaditas de pino se entrechocan y silban a sus anchas, ¿las oyes? Todo está a punto. Hasta el viento ya tañe tu canción preferida cuando roza los cristales de la campanita china que pende del balcón, escucha:

Canción de cuna I

Salta la liebre
salta la liebre
ven, tú, mariposa
ven, tú, mariposa
de la fresca noche
con tus lindas alas
hazme melodías.

Ro, ro, ro, ro
ojos que se cierran
manos que se abren
como los botones
al caer la tarde.

La, la, la, la
sonrisas que brotan
como las cascadas
en un tierno bosque
donde apenas nacen.

Ro, ro, ro, ro
la, la, la, la
duerman tucusitos
que las flores duermen.

Ro, ro, ro, ro
la, la, la, la
la fiesta es de grillos
de luna y encaje.

Canción de cuna antecedida por un poema en prosa que introduce la cercanía del sueño. La poeta se vale de todo lo que sucede en la naturaleza cuando el sol se aleja y llega la noche. La cama es mecida por el viento, hay murmullos, melodías agradables que el bambú canta para dormitar los seres del día, para sumergirlos en la ensoñación. Y si no llega el sueño y si el niño se desvela pues la poeta sigue contando y cantando:

“El sueño se te ha velado, ¿quieres continuar oyendo cosas sin sentido para que te vuelva? El búho, dicen que cuando sus polluelos no quieren dormirse, mamá búho les anuncia un canto y solo por no oírla, se duermen inmediatamente. En cambio el aguaitacaminos, el tordo y muchas avecillas que habitan la espesura, solo duermen cuando escuchan sus cantos preferidos; ya sea la nota silbante de la cascada contra el viento, los sutiles acordes de las perlas de lluvia al chocar entre las hojas o cuando no, canciones más formales como esta:

Canción de cuna II
Tierno colibrí
barro de mi cuerpo
capullo de mieles
para mi regazo.

Arrorró mi niña
eres mi universo
savia de mi alma
y mi gran portento.

Duerme, duerme, duerme
que la luna está
rimando canciones
para tu soñar.

Arrorró mi niña
duérmete ya
que los astros tejen
guirnaldas de luces
a tu despertar.

Arrorró mi niña
tierno colibrí
guirnaldas de luces
canciones de cuna
serán para ti.

Texto hermoso que llama al sueño. Creación humana que conserva desde la antigüedad la melodía para arrullar al niño. Herencia ancestral que se reescribe siglo tras siglo y no pierde su sentido filial para fortalecer los lazos familiares.
El tránsito de la infancia está pleno de alegrías. No solo se dormita; se ama y el afecto se trasmite con la palabra.
La niñez se vive, se disfruta. Es una etapa en la vida del hombre que es marcada por la imaginación y la fantasía. Todo lo que está alrededor del niño se convierte en motivo de juego, de descubrimiento. El mundo aflora con sus innumerables secretos. Enigmas que hacen necesario el reconocimiento y la exploración para afrontar las realidades. Suma de alegrías cuyo hábitat es el corazón de la niña, del niño.

Alegría

Me gustan
los árboles
mecidos por el viento
el perro que ladra
al saludarme,
la tierra que tomo
y se escapa
por mis dedos,
el sol que abraza
la montaña
y las nubes
que le regalan
sombras.
Me gusta todo
lo que toco
lo que miro
porque todo
me devuelve
una sonrisa.

Son los años de inocencia contagiados por las briznas de emoción que suelen provocar los momentos felices. Los lugares y las cosas más nimias están cargados de detalles que terminan morando en el alma del niño. No existen entonces los antivalores, la existencia se extiende y pernocta en un limbo de pureza, de espíritu lúdico, de gozosa poesía.

El azulejo

Dame del higo
de pura miel
que tiene tu higuera
y una guayaba
si tú me dieras.

¿Qué puedo trepar
al árbol
para tomarlos?
¡Claro!
Me siento pájaro.

¡Oye azulejo!
Que malo eres
sólo dejaste
la pura cáscara
¿Quieres a cambio
dejarme ahora
tus lindas alas?

Las primeras lecturas del niño las hace en su entorno. Lee la naturaleza, su hogar. El jardín o el campo son lugares para contactar con todos los seres vivos. No hay peligro solo se explora para conocer, para observar. El niño, la niña habla con el árbol, con el azulejo, con el pájaro. Le reclama con amor porque solo le dejó la cáscara de la fruta y pide a cambio sus alas. No hay maldad. Solo un diálogo entre amigos. Azulejo que canta, que aletea alrededor del niño. Que come sus frutas mientras escucha la increpación infantil. Palabras esencialmente humanas para el animal que acompaña la mañana.
La palabra con su carga mágica embelesa al niño. No se trata solo de nombrar, de designar con el vocablo; se interioriza toda la red de relaciones que giran alrededor de ellas.
En Del pozo de los sueños, Emilta Rosa Vivas va hilando poemas desde las diversas etapas de la vida del niño. Nace y se amamanta con leche materna y canciones de cuna. El arrorró con que se sumerge en el sueño le une a su amada madre. Luego comienza a caminar y con ello a explorar el mundo. Vienen las celebraciones de cumpleaños, la llegada de los hermanitos, la asistencia a la escuela y los viajes de paseo. La poeta narra en su poesía cada momento de la infancia del niño.
Cumpleaños, ilusión de la infancia. Fiesta para celebrar al niño y regalarle momentos emotivos. Reunión de la chiquillería. Colorido de risas que se escuchan alrededor de la piñata. Los caramelos y juguetes están esperando por el palo que rompa la piñata. Alrededor de ella la algarabía se divierte mientras se grita dale a la piñata. Instantes de felicidad años de amistad.

La piñata

Bombines, colorines
saltos, palos, risas,
vengan amiguitos
uno por uno.
¿Qué con venda no?
Así no se vale
¡Anda loco pájaro!
Atrás, adelante,
dale, dale duro
que ríe el payaso
el oso, la bruja
y todos los gigantes
que guardan adentro
nuestras golosinas
y grandes sorpresas.
Así, un poco adelante
ahora hacia atrás.
¡Cuidado, cuidado!
Que el palo hace daño.
Bombines, colorines
ya se está rompiendo
¡hurra!, no jalen, no pisen
que hay para todos.
¡Vivan las piñatas
y los zaperocos!

El poema relata, cuenta con adagios para que sean guardados en la memoria. Remembranzas de la poeta pues de alguna manera cuenta cómo fue su infancia; su años de felicidad que ahora cuenta a los más pequeños. La literatura que transmite a los niños valores y vivencias que quedan paulatinamente en el olvido. El poema entonces fabrica puentes generacionales y resguarda la memoria en las páginas de un libro; de la mano de los versos.

Fuentes Bibliográficas

Boland, E. (2011). Poesía para chicos. Argentina: HomoSapiens Ediciones.
Paz, O. (1972). El arco y la lira. México: Fondo de Cultura Económica.
Vivas, E. (1982). Del pozo de los sueños. Barcelona: Romargraf.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Escritura, Literatura infantil, Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Emilta Rosa Vivas: La filiación materna desde la metáfora

  1. Reconozco mi ignorancia; no conocía a esta poeta. Gracias por descubrírmela 🙂

    Me gusta

  2. Muy bueno, tampoco conocía a esta poetisa. Muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s