La narrativa y la poesía en el aula de primaria

Giondelys Antonio Montilla Santiago

Bibliotecario ambulante. Ilustración de Jean Claude R.Alphen

Bibliotecario ambulante. Ilustración de Jean Claude R.Alphen

La literatura infantil además de ser un discurso artístico, es una manera diferente de pensar y modelar el mundo, de crear mundos paralelos al mundo real.  Es una experiencia estética con un extraordinario poder simbólico en la fundación de otros universos, de otras “realidades”. Ahí es donde radica la importancia de la literatura infantil en el aula, porque contribuye, entre otras cosas, a fortalecer el desarrollo de la personalidad del niño, ya que constituye una situación comunicativa que le permite al niño construir mundos posibles dentro del campo de la imaginación. (Sánchez, 1999).

La imaginación estimulada por la lectura de textos narrativos o poéticos nos lleva a transgredir las referencias del mundo real.  Existe una situación comunicativa pragmática dominante como los discursos moralizantes, pedagógicos, religiosos o informativos, mediante los cuales los adultos, y sobre todo los maestros, establecen sus relaciones con los niños. Esta situación comunicativa o discursiva es totalmente contraria al discurso estético, relegado por demás, del ámbito escolar, a no ser que se convierta en una excusa para transmitir una lección.

El discurso estético de la literatura destinada a niños transgrede esta situación al brindarle al niño goce y placer por el texto literario y lo lleva a “sumergirse en una experiencia vital en la que, al contrario de lo que sucede en las vivencias cotidianas de los actos verbales no literarios, todos sus elementos están sometidos a la voluntad sin cortapisas del sujeto que construye el universo imaginario de la ficción narrativa o de la ficción poética” (Sánchez, 1999: 90)

En cuanto a las funciones de la literatura infantil, Teresa Colomer (1999),  nos dice que son fundamentalmente tres: iniciar el acceso a la representación de la realidad ofrecida a través de la literatura y compartida por una sociedad determinada (imaginario colectivo); desarrollar el aprendizaje de las formas narrativas, poéticas y dramáticas a través de las que se desplaza el discurso literario, y ofrecer una representación articulada del mundo que sirve como instrumento de socialización de las nuevas generaciones.

Es mi interés en esta ponencia, concentrarnos en la segunda debido a mi experiencia en el aula escolar con programas de promoción de lectura y escritura creativa: el desarrollo del aprendizaje de las formas narrativas y poéticas propias de nuestra cultura.  Este aprendizaje implica ir un poco más allá del análisis  de los valores que transmiten los cuentos o de la función moralizante de un texto narrativo. La idea es acercarnos a la apreciación de la lectura y la escritura literaria como un medio para fortalecer estos dos procesos cognitivos involucrados, la lectura y la escritura.

 Escritura creativa, de invención o literaria.

Entendemos escritura creativa aquella que nos lleva a volar en las alas de la imaginación, como el cuento, los poemas, las novelas entre otras. Es la escritura de ficción o no ficción que comúnmente denominamos literatura.  Por lo general, es un tipo de escritura donde prevalece la imaginación y el juego de palabras.

Lo literario en la escuela, sea lectura o escritura, puede encontrar un lugar en ella a través de actividades lúdicas que se vinculen con otras áreas y tipos de aprendizajes,  principalmente el lingüístico.

El contacto con la literatura puede contribuir en la interiorización por parte de los estudiantes de modelos discursivos y  formas sintácticas  presentes en los textos que leen o escuchan.  De igual manera, la literatura será  provechosa en el sentido de promover la comunicación oral de un texto ya sea recitando o narrando, leyendo en voz alta o dramatizando.

Escribir literatura podría ayudarnos en el dominio  o la adquisición de la competencia en el manejo o producción del discurso escrito por una razón muy sencilla, nos apropiamos de las estructuras de los textos leídos y las adaptamos a nuestras necesidades expresivas de nuestros propios textos.

En cuanto a los géneros literarios más leídos en el aula son el cuento y la poesía.  Comúnmente se lee más literatura de la que se escribe porque uno de los fines de la escuela es formar  a un estudiante con competencias en lectura literaria y no como un escritor literario.  La idea sería cambiar esta relación y empezar a ver la escritura como un medio para llegar a la lectura literaria. Escribiendo podrían los estudiantes comprender y apreciar aún más la obra de un autor.

Por lo general, es el cuento el tipo de texto más solicitado en el aula. Tanto en la recepción como en la producción.  Entonces,  es importante aprovechar esta inclinación de    los estudiantes por este tipo de textos para fomentar la escritura creativa, literaria o de invención.

Dos consecuencias se podrían desprender de la escritura y la lectura de cuentos, la primera es que mediante la lectura creativa el estudiante puede conocer y comprender cómo están construidos estos cuentos, lo que sin duda, lo llevará a mejora su escritura de ficción.  Y en segundo lugar, al inventar historias de ficción mediante el uso literario de la lengua, lo sensibiliza hacia la apreciación literaria de textos ajenos.

La escritura de cuentos.

Inmersión en la biblioteca. Ilustración de Victoria Antolin

Inmersión en la biblioteca. Ilustración de Victoria Antolin

Para estimular la escritura de este tipo de texto narrativo es importante la implementación de consignas imaginativas para generar ideas.  Gianni Rodari, en su libro Gramática de la fantasía, (1999) propone una serie de consignas desencadenantes de la imaginación, la originalidad y la fantasía.  Entre éstas encontramos el famoso “binomio fantástico”,  jugando con hipótesis o “¿qué pasaría si…? “Las ensaladas de cuentos”, “el hombrecito de vidrio”, entre otros.

Cuando se escriben cuentos, es importante que el participante el taller literario conozca la estructura narrativa del cuento y los elementos que lo componen: personajes, ambiente, conflicto, la secuencia de acciones, y en cuanto a la estructura, el comienzo, desarrollo, clímax, desenlace y final.  Para lograr este fin existen diversas técnicas como la utilización de cartas  con los elementos del cuento y de los momentos de la narración, escribir sobre otro cuento, dividir los cuentos e sus partes principales, recomponer cuentos previamente cortados, son algunas de ellas.

Un tipo de cuento que fácilmente nos presenta una estructura narrativa sencilla es el cuento popular o tradicional. Diversos expertos en la escritura creativa los recomiendan porque representan una guía muy atractiva para que los niños escriban sus propios cuentos al presentar los acontecimientos en un orden cronológico. En estos cuentos podemos observar las fórmulas de inicio y cierre, las descripciones y los diálogos.

El esquema simple de un cuento sería el siguiente, según Colomer (1999):

Alguien cuenta Sabe todo, habla en tercera persona desde afuera de la historia, no explica las reglas del juego, interrumpe el relato para intervenir directamente cuando quiere y sigue el orden de los acontecimientos relatados.
 a alguien Que tiene suficientes datos para interpretarlo con precisión y de quien no se reclaman conocimientos referenciales especiales.
una sola
historia Situada en el pasado, adscrita a un solo modelo convencional de género y expresada en los tipos textuales  propios de la narración
de un personaje Fácilmente representable y susceptible de identificación
en un escenario Fácilmente representable y susceptible de identificación
A quien ocurre un conflicto Externo y con una causa bien determinada
que se desarrolla De forma cohesionada. Según relaciones de causa-efecto
y que se resuelve al final Con la desaparición del problema planteado

La lectura de cuentos de autor o literarios también ofrecen una ayuda pues familiarizan al niño con ese estilo, muy diferente al cuento popular o tradicional en algunos aspectos como el mundo mental de los personajes, elemento sobre el cual se fundamenta la historia, más que en las acciones como el cuento tradicional o clásico. Sin embargo, en cuanto a la estructura, comparten elementos similares: personajes, ambiente, conflicto, etc.

 Lectura y  escritura de poesía.

El modelo poético nos conecta directamente con el código oral porque está vinculada a formas orales del folklore, como juegos, canciones, retahílas y rondas, entre otras. Aunque existe una poesía de autor, por lo general es más escasa en el ámbito escolar que los modelos poéticos provenientes del folklore o tradición oral.  También es preciso añadir, que la llamada poesía literaria o de autor se alimenta de formas propias de la oralidad.

Entre estas formas de la tradición oral vinculadas a la poesía infantil, tenemos (Colomer, 1999):

1.- Los juegos de interacción entre adultos y niños basados en la voz y el movimiento (saltar sobre rodillas, batir palmas, cosquillear, repasar los dedos de la mano)

2.- Las canciones y sonsonetes para echar a suertes.

3.- Los juegos de grupo y corro.

4.- Los trabalenguas y juegos de palabras.

5.- Las retahílas encadenadas y orto fónicas.

6.- Las canciones disparatadas.

7.- Las adivinanzas.

Según Colomer (2005), los criterios para seleccionar la poesía destinada a niños, las características que se consideran adecuadas para la recepción infantil, son:

  • La brevedad
  • Ejes temáticos como los animales, la naturaleza o los juguetes.
  • Un lenguaje sencillo.
  • Unos referentes muy cercanos a la experiencia infantil.
  • El humor.
  • La versificación de arte menor
  • Recursos expresivos como la metáfora, el símil, la onomatopeya, la aliteración o la anáfora.
  • Una cercanía con las formas tradicionales de la poesía, tales como adivinanzas, coplas, nanas, trabalenguas, entre otras.

La poesía nos ayuda a explorar las posibilidades creativas del lenguaje, ya que es un género subversivo porque trastoca la sintaxis y, por qué no, la semántica de las palabras y las frases. Además que otorga mayor libertad en el momento de la escritura porque se juega con las palabras. En eso consiste un taller de poesía,  un juego poético que permite desbloquear la creatividad infantil y construir un placer por el texto. “la escritura poética (…) hace más fácil llevar la lengua a sus límites, jugar con las reglas y las posibilidades de desviación significativa a través de la manipulación y la permuta de los elementos del texto.” (Colomer: 2005: 241).

BIBLIOGRAFÍA

Colomer, T y Camps, A. (1990): Enseñar a leer, enseñar a comprender. Celeste Ediciones. Madrid.

Colomer, T. (1999): Introducción a la literatura infantil y juvenil. Editorial Síntesis, S.A. Madrid.

Colomer, T. (2005): Andar entre libros. La lectura literaria en la escuela. Fondo de Cultura Económica. México, D.F.

Lerner, D. (2001): Leer y escribir en la escuela: lo real, lo posible y lo necesario. Fondo de Cultura Económica. México, D.F.

Rodari, Gianni. (1999). Gramática de la fantasía. Panamericana editorial Ltda. Bogota D.C. Colombia.

Sánchez, C. L. (1999): Discurso literario y comunicación infantil. En “Literatura infantil y su didáctica.” Cerillo, P y García J, coordinadores. Servicio de publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. España.

Giondelys Antonio Montilla Santiago es escritor para niños, cuentacuentos y promotor de lectura, y sobre todas las cosas, un empedernido lector y curioso por los libros. Es maestro de escuela graduado en educación integral con especialización en lengua, literatura y ciencias sociales; además tiene una maestría en Ciencias de la Educación (IPLAC- La Habana, Cuba), y otra en lectura y escritura (ULA-Mérida, Venezuela). Es un ciudadano del mundo nacido en Venezuela.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Cuento, Ensayo, Escritura, Lectura, Poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La narrativa y la poesía en el aula de primaria

  1. Qué buenos estos comentarios. Comparto plenamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s