Los textos son redes de conversaciones

Galo Guerrero-Jiménez
tumblr_o92drmdp3Q1qkaoroo1_500

Ilustración Steva Dorosheva

Cuando la lectura se convierte en recreación, disfrute y fascinación, pasa a convertirse en una experiencia personal, profunda, vital para el desarrollo humano de ese lector que deja de ser uno más en el mundo y se transforma en un ente responsable de lo que dice y de lo que hace. Ya no acepta el mundo con parsimonia pensando en que las cosas son como son, sino que asume una nueva actitud: por qué las cosas son como son. Al respecto, Humberto Maturana, recordando a su madre, solía decir: “Sean lo que sean las cosas, incluso cuando son y no son lo que son, son tu responsabilidad” (2010, p. 150).

En efecto, qué grado de responsabilidad asume el lector cuando lee, es decir, cuando conversa con otro, en este caso con el texto. ¿Solo para cumplir con una tarea como sucede en la escolaridad, o solo para pasar el tiempo como suelen decir ciertos desocupados lectores que no han podido aún descubrir el grado de responsabilidad axiológica que deben asumir en la tan grata tarea lectora, pero, desgraciadamente, muy ingrata a veces, para aquellos que asumen la lectura como una imposición?

El lector que logra emocionarse cuando lee, es porque ha podido meterse en la cultura, en el lenguajear del texto, tal como cuando dos o más personas se encuentran para conversar y disfrutan en ese lenguajear, en esa conversación que por trivial que podría resultar, la emoción los embarga sencillamente porque desde ese acto nos hacemos humanos, vivimos lo humano en ese vivir humano de conversar, de saber encontrarse con el otro. Y es que el texto es eso, es saber encontrarse con el otro al estilo de lo que sostiene Matura cuando afirma que “las culturas son redes de conversaciones, modos de vivir en el entrelazamiento del ‘lenguajear’ y emocionar, y que el ser cultural implica el vivir en una tal red de conversaciones” (2010, p. 155), y muy sabrosas por cierto cuando el lector aprende a conversar con el texto que tiene en sus manos.

En este orden, cada texto que el lector lee con la responsabilidad y autonomía axiológicas que como humano le corresponde asumir, es porque “pertenece de hecho a la biología humana y se vive directa y simplemente como condición constitutiva de la convivencia social” (Maturana, 2010, p. 140), y que desde la realidad cotidiana de la soledad y del silencio, que son los que marcan las pautas de lectura, permiten asumir un modo de vivir en ese lenguajear armonioso, pausado y completamente libre que el lector ha creado para conversar con el texto y vivir lo humano desde esas redes de conversaciones textuales que conforman la convivencia personal de un lector que tiene el poder de compartir ese hecho lector desde la más plena satisfacción personal.

El lector plenamente inmerso en estas redes de lectura, en este lenguajear y emocionar como producto de los textos que lee, lo hace tan vivamente porque, en el fondo, lo que le interesa es preguntarse por el valor de la vida, o como sostiene Gustavo Martín Garzo, por “el solo deseo de transmutar nuestra vida en algo bello y eterno” (2013, p. 216), y quizá porque, en su modo de vivir, lo llama la fascinación por la vida.

Y como dice Martín Garzo: “Lo fascinante es justamente lo que no cabe desatender, lo que te obliga a dejarlo todo para acudir en su búsqueda” (2013, p. 2015). Así, pues, la lectura, y en especial la de la filosofía y la literatura, “nos ayuda a conocer el mundo, a mirar a través de los ojos de los demás, o a despertar en nosotros las mil y una imágenes del gozo, pero por encima de todo debe tener el poder de fascinarnos” (Martín, 2013, p. 215).

Referencias bibliográficas

Martín, G. (2013). Una casa de palabras. En torno a los cuentos maravillosos. México, D.F.: Océano Travesía.

Maturana, H. (2010). El sentido de lo humano. Buenos Aires: Ediciones Granica.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Escritura, Lectura, Libro y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s