Ramón Palomares: Con palabras y flores del patio

David Figueroa Figueroa

Llueve, el cielo enamora al mirto triste”

Pálmenes Yarza

venezolano-Ramon-Palomares-fallecio-Archivo_NACIMA20160305_0001_19

Poeta Ramón Palomares

Trujillano nacido en Escuque en l935 y nos acaba de abandonar, palabra que puede transformarse en una paradoja porque en realidad ahora lo encontramos en todas partes y a todas horas, razón es esta reunión que estamos viendo y que recorre a Venezuela de sitio en sitio. Poeta y profesor universitario con los premios Nacional de Literatura en l974 y el Internacional de poesía “Víctor Valera Mora” en el 2OO6.

Confieso que leí el poemario PAISANO (Ediciones del Ateneo de Boconó), (1964),después de haber conocido el libro ARACNE, l984, ensayos de Ennio Jiménez Emán, publicado por ediciones “La Oruga Luminosa”, San Felipe –Yaracuy.

Copiaré varios fragmentos del texto EL SOL y después le daremos varias lecturas:

Andaba el sol muy alto como un gallo

brillando, brillando

y caminando sobre nosotros.

Echaba sus plumas a un lado, mordía con sus espuelas al cielo

PantallazoCorrí y estuve con él

allá donde están las cabras, donde está la gran casa.

Yo estaba muy alto entre unas telas rojas

con el sol que hablaba conmigo

y nos estuvimos sobre un río

y con el sol tomé agua mientras andábamos

y veíamos campos y montañas y tierras sembradas

y flores cantando y Riéndonos”

El ensayista Ennio Jiménez Emán ve al texto de esta manera:”El poeta encara decididamente sus deseos de ser como el astro rey ( Huitzilopochtli ) para superar, simbólicamente la dualidad inherente a la naturaleza humana y obtener la luz interior que le proporcionará la aprehensión de la realidad natural”. Se observa que el escritor ha tomado el poema y con estudios simbólicos nos introduce al mundo de nuestros antepasados que fusionaban el cuerpo con la naturaleza y el pensamiento.

Ahora desde el punto de las figuras literarias y otros elementos poéticos damos un viaje por el poema y encontramos: “Andaba el sol muy alto como un gallo”, una comparación o símil, igual sucede con: “Como una enorme gallina azul”. Las humanizaciones cabalgan el texto y por todas partes están:”Caminando sobre nosotros”-Corrí y anduve con él”- “Con el sol que hablaba conmigo”- “Y nos estuvimos sobre un río”-“Con el sol tomé agua mientras andábamos”-“Veíamos campos y montañas y tierras sembradas”-“Mi amigo que ha venido de tan abajo”. Difícilmente en un poema no conseguimos metáforas, ellas con su ubicuidad se trasladan de un lado a otro compitiendo con los símiles:”Mordía con sus espuelas al cielo”- “Con el sol que hablaba conmigo” – “Yo estaba muy alto entre unas telas rojas”. Y para que las palabras aumenten de tamaño y se hagan espaciales, aparecen las hipérboles: “Mordía con sus espuelas al cielo”- “Mi amigo que has venido de tan abajo”, “Cayó leche hasta la boca del sol”. Las imágenes juegan y se dan las manos para formar las sinestesias: “Con el sol que hablaba conmigo”- Con el sol tomé agua mientras andábamos”. Allí vemos las reiteraciones:”Brillando, brillando”, “Y nos”-“Y con”-“Y veíamos”, “Y flores”.

La escritora y estudiosa de la literatura infantil Laura Antillano en la antología que hizo sobre el poeta, anota:”En la poesía de Ramón Palomares está presente siempre, como telón de fondo, el paisaje andino en todas sus formas: la flora y la fauna, la idea del tiempo, los cielos, las montañas, los ríos. También la actividad, las costumbres de los pueblos de la cordillera”

Tal vez por estas consideraciones en la antología que hizo sobre Ramón Palomares para niños y niñas, incluyó varios textos del poemario PAISANO, y no es casual que esté: EL SOL, DE NOCHE, ENTRE RÍO,CAZADORES,EN EL PATIO,EL NOCHE, todos ellos retratan los cosmos por donde muchas veces deambulan tanto el realismo como la fantasía, es por eso que tanto niños como adultos se sumergen en ellos y nadan tanto en oasis como en riachuelos de nubes.

El poema EN EL PATIO, del cual copiaré algunos versos, me parece sumamente emblemático en cuanto a la naturaleza, pues es un compendio de botánica y zoología, además está presente una sencillez-extraordinaria que suena más bien a paradójico, el texto como veremos lo acompañan metáforas, un sinfín de humanizaciones y otros elementos retóricos. Leamos:

Pues me estuve entre las flores del patioPantallazo-1

con las cayenas

gozando con las hojas y los rayos del cielo.

Aquí pongo mi cama y me acuesto

y me doy un baño de flores.

y después saldré a decirles a las culebras y a las gallinas

y a todos los árboles.

Me estuve sobre las vetulias y sobre las tejas de rosas

conversando, cenando, escuchando al viento.

Yo me voy a encontrar u caballo y seremos amigos.”

Vuelvo a citar al escritor Ennio Jiménez Emán: “EN EL PATIO, donde el poeta ya ha alcanzado una aprehensión bastante madura de la naturaleza. Es en el patio donde el poeta inicia el ritual de integración con las flores, entrando al reino de Xochipilli, ”Señor de las flores”, ”Patrón de las almas representando el espíritu liberado”. Es también entonces cuando ya los animales y las plantas lo entienden, porque les habla en su mismo lenguaje”.

El poeta Palomares en el texto toma presencia y conjuntamente con los otros seres de la creación entabla un diálogo más hermanado que la misma hermandad, flores, patio, cayenas, hojas, rayos, cielo, la misma cama, culebras, gallinas y otros animales conversando sin mirar hacia atrás. Es que la poesía es la única entre las únicas que puede conversar, cenar y escuchar al viento.

Por considerar muy importante anoto algunas consideraciones de Paul Borgeson, que se encuentran en el Diccionario Enciclopédico de las letras de América Latina:”Palomares no es surrealista ni escritor de alegorías. La clave reside en que lo que pinta este artista, disconforme con las poéticas pre-existentes y hasta con las de su propia generación, se escribe desde una realidad fundamentalmente distinta: la de la cultura mestiza, híbrida, de sus Andes venezolanos, heredera de las más diversas corrientes. En ellas, los acontecimientos que a primera lectura parecieran “irreales”, son precisamente reales pues se basan en una concepción de lo real lo suficientemente amplia para que se borre toda una serie de dicotomías hasta ahora normativas: muerte/vida, lo animado/lo inanimado, Tiempo profano/tiempo sagrado y otras”

Anteriormente habíamos dicho que Palomares tomaba las imágenes y las convertía en seres de doble significación o doble visión, por lo tanto, lo escrito en los párrafos citados estás en perfecta concordancia con nuestro juicio.

A continuación algunos párrafos de EL NOCHE:

Aquí llega el nochePantallazo-4

el que tiene las estrellas en las uñas,

con caminar furioso y perros entre las piernas

alzando los brazos como relámpago

abriendo los cedros

echando las ramas sobre sí,

muy lejos.

Entra como si fuera un hombre acaballo

y pasa por el zaguán

sacudiéndose la tormenta.

Y se desmonta y comienza a averiguar

y hace memoria y extiende los ojos.

El libro PAISANO se alimenta de los singulares luceros que los sentidos nos regalan al contemplar lo telúrico y fantástico del entorno, de la imaginación, de esos potros que cabalgan en la regia memoria y al encontrarse con la voluntad de crear se multiplican de tal manera que al tiempo el mismo espacio se queda corto, es la constancia del que quiere y hace, del que no solamente sueña, sino también trabaja por largos ratos con la palabra, es la unión inseparable del hacer haciendo y del sueño despierto. Es que el poeta “Tiene estrellas en las uñas” “Pasa por el zaguán/sacudiéndose la tormenta”

Culmino estas breves líneas con un soneto que escribí para él y está en el libro aún inédito: Presencia Americana, tiene un epígrafe de Leopoldo Lugones “Surgió enorme la luna en la montaña”

Con Ramón Palomares la inocencia

recorre sin cesar la dulce tierra,

es un mar navegando la querencia,

veloz el escorpión siempre destierra.

Recorrer el sentir que da la ausencia

donde la oscuridad que mucho aterra

se desarma tenaz y sin clemencia

para dejar sin ojos a la guerra.

Cayó dulce del cielo” cual rocío,

la palabra de invierno se hizo río

Y Escuque un cristalino corazón.

Siempre el niño amará la poesía

porque su pensamiento noche y día

es un jardín que crece de ilusión.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Literatura infantil, Poesía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ramón Palomares: Con palabras y flores del patio

  1. Muy bueno lo que escribe este poeta, no es usual su escritura, pero me gustó mucho. Su vida interior parece que no termina de colmarse. Siempre buscando la luz.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s