El trinar de las letras en los versos de Ramón Palomares

David Figueroa González

Hay un azulejo en mi corazón/ que tienes ganas de salir”

Charles Bukowski

Ramón-PalomaresSi algo me ha enseñado la relación que hoy tengo con la naturaleza es a contemplar y disfrutar de los momentos sublimes de la vida, observar el sol irse a dormir en el horizonte mientras leo algunos poemas y a lo lejos las aves en concierto despiden el día, es sin lugar a dudas estar en una especie de nirvana del cual realmente no provoca regresar.

Recuerdo que una semana antes de viajar releí poemas de varios autores venezolanos, entre ellos los versos de la antología Vuelta a Casa de Ramón Palomares, de este escritor siempre me es grato recordar que en sus poemas la libertad e imaginación somete a la disciplina intelectual y espiritual del cosmos, también como el ímpetu de su alma va encausando el mundo con el trino de sus letras.

Palomares nace en Escuque estado Trujillo, esta obra de corte antológico comienza con El Reino y se pasea por el poemario Adiós Escuque (el cual por cierto fue premio nacional de poesía en 1974) hasta llegar a Vuelta a Casa, a lo largo de este trabajo nos remite al universo sensitivo de su ser, nos eleva a los cielos con la ayuda de las aves quienes en sus poemas despliegan múltiples facetas, incluso la de transmutarse en el propio poeta, en este sentido el escritor Guillermo Sucre expreso: “ real y místico e impregnado de una gracia y ternura inusitada es el lenguaje poético de Ramón Palomares, gracias quizás a su entrañamiento con el aire para hacerse pájaro y para que el pájaro se haga en él”

Manifiesta el estudioso Jean Chevalier en su diccionario de símbolos que “las aves por su vuelo están predispuestas a ser símbolos de las relaciones entre el cielo y la tierra y su nombre traducido del griego es sinónimo de presagio y de mensaje del cielo”, quizás bajo esas premisas encontramos en las palabras de este poeta amigos emplumados que transitan como mercurio con la esperanza en su canto , en este sentido el poeta Saint-John Perse escribe: “Las aves conservan, entre nosotros, algo del canto de la creación.” En este sentido en los versos de “Saludos” que pertenece al poemario El reino disfrutamos de ese simbolismo:

Saludos, precioso pájaro.

Y no abandones el oro de las plumas

entre aquellas nubes

ni pierdas el canto en el dominio de los truenos

No sea que pases del cielo

y quedes preso en los astros.”

En la poesía de este trujillano las aves cruzan fronteras anímicas, ellas revolotean entre el dolor y la esperanza, su verbo es el génesis de un mundo literario que florece en los poemas como vida, como sensación, como aire. Aspecto que vemos reflejado en el texto La llegada” del libro Horas Fúnebres

Como una bandeja con tarjetas de condolencia

motivado al recuerdo del difunto glorioso

próximo a partir

sobre el mar:

así se encuentra la ciudad.

Y es un aire negro

un pájaro oscuro y trágico

que vuela sobre tu frente.”

Por otra parte estos pájaros surcan las líneas de sus trabajos en algunos casos representando al hombre que se pierde ante las tentaciones y otras veces es la figura del alma escapándose del cuerpo, bajo esta visión espiritual explica Chevalier “El ave se opone a la serpiente como el símbolo del mundo celeste al del mundo terreno”, en este sentido, en el discurso poético de “Culebra” el mismo pertenece a Paisano donde se observa esta relación:

Echando candela, metiéndose en los oídos, bebiendo sangre

allá está, calladita

dejándose arrastrar

y como vino entre el viento, allá está

en el cuarto donde se come los pájaros

-les comió las plumas y las alas y después las patas

pero la cabeza se le va atorar

y va a comenzar a cantar a medianoche

y se va a mover por los espejos

y a agarrarse de la cabeza del diablo que está en los rincones….”

En los cielos azules de las trovas de Palomares se ven entre las nubes aves guerreras, aves de luz, reflejo de un albor hecho palabra, él es un hechicero en trance que sintetiza el universo en su voz, así logra transformar esa energía en códigos que nuestras almas sutilmente gozan, muestra de ello lo encontramos en “Que tiemblen la culebras enemigas” el cual se encuentra en los textos de Santiago de León de Caracas

palomares-640x478..Y los jefes de piel verdosa

y plumas de arrendajo

-Flecheros ellos,

y corredores y saltadores-

suenan su selva

Unos se pintaron de alcatraz y gaviota,

porque traen sus flechas como punteros de espuma

como ojos de peces

y vienen con estrépito

sonando caracoles y huesos

En sus gritos corre el sol de las aguas…”

La sutileza y la ternura de ese ser volador desvalido y frágil es captada con fina pluma por este bardo venezolano, quien con ritmo y sonoridad logra expresar su niño interno así en los veros de “Pajarito que venís tan cansado” del poemario Adiós Escuque logramos apreciar esos rasgos de ingenuidad :

Pajarito que llegas del cielo

Figuración de un alma

Ya quisiera yo meterte aquí en el pecho

darte de comer

Meterte aquí en el pecho

Y que te quedaras allí

lo más del corazón

La magia de los seres místicos como las hadas o los duendes la encontramos bailando entre los versos de sus poemas al igual que la pureza de los ángeles quienes le brindan a sus escritos un brillo sacro- religioso que invitan al compartir del verbo, en este sentido en el Diccionario de símbolos del investigador Juan Eduardo Cirlot apreciamos “las aves simbolizan los estados espirituales, los ángeles, los estados superiores del ser”. En las líneas de “Mi madre llega al cielo” el cual forma parte del poemario Vuelta a Casa descubrimos:

Abre los ojos y ve bajo su toldo

tanto dorado y tanto purpura,

y los ángeles con sus cabellos largos

y la belleza de las vírgenes.

ya le ponen la cena:

El pan que le partían exhala un vaho fragante

Y ya comida, arpas seráfica

pulen su canto

-aunque aquí abajo nunca supo de canto”

Como expresó el Poeta Luis Alberto Crespo en el prologo de otra antología poética de Ramón Palomares: “ Yo no sé si Palomares podría algún día escucharme, este asunto contrito, esta confidencia que tuvimos su libro y yo.” Pero me gustaría decirles que las aves cantan distinto en los versos de ramón Palomares

 

 

 

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Lectura, Libro y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El trinar de las letras en los versos de Ramón Palomares

  1. ¿Que mas nos puedes explicar?, ha sido fantastico encontrar mas informacion sobre este tema.

    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s