Comprensión auditiva y lectora

Galo Guerrero Jiménez

Oszkár Glatz

Oszkár Glatz

Una auténtica vocación lectora no se la consigue trabajando solo con libros de ejercicios, con cartillas o guías didácticas por más bien elaborados que estén. El niño, fundamentalmente, cuando escucha leer a sus mediadores, es cuando mejor aprende a motivarse para leer la obra literaria completa, trátese de una libro de cuentos, una novela, un poemario, una obra dramática, e incluso un libro de ensayos literarios, filosóficos y científicos. La comprensión auditiva, primero, luego la comprensión escrita, la comprensión inferencial y el vocabulario adquiridos siempre serán evidentes para que el amor por la lectura sea la más viva manifestación de una vida intelectual y emocional que poco a poco va perfilándose para el compromiso de una vocación lectora auténticamente humana.
Sobre todo la experiencia lectora entre padres e hijos, primero cuando el niño solo escucha, y luego cuando ya conoce el alfabeto, el compromiso lector es una verdadera fiesta de entusiasmo cuando se alternan la lectura en voz alta: un poco el padre o la madre, luego el hijo, y así sucesivamente, se comparte el libro página a página, capítulo a capítulo. Esta es una emoción altamente sentida por el niño porque se da cuenta que el propósito de la lectura de una obra literaria lo encamina a encontrarle sentido a su vida, gozando del afecto de sus padres que están a su lado para compartir esta grata experiencia lectora, la cual no se la consigue si solo se dedicase a elaborar ejercicios de memorización mecánicamente predeterminados en una cartilla o guía didáctica. Y como es el profesor el que se sirve de estos mecanismos, el niño casi nunca aprende a leer para entusiasmarse, para disfrutar, para pensar, para reflexionar, sino solo para cumplir con una tarea escolar.
La prelectura en un niño empieza cuando le es posible “sentarse en el regazo del padre o de la madre y escuchar, escuchar a medida que el dedo del adulto va pasando por las páginas, hasta que, gradualmente, a su ritmo, el niño hace una conexión entre el sonido de cierta palabra y la apariencia de ciertas letras en la página” (Trelease, 2012, p. 81). Aquí empieza ya el valor que luego el niño sabrá darle a la lectura: primero es la comprensión auditiva a través de la lectura en voz alta la que lo prepara para la comprensión lectora. Trelease sostiene que “cuando un adulto le lee a un niño, ocurren tres cosas simultáneamente y sin esfuerzo: 1) se crea una conexión placentera entre el niño y el libro: 2) tanto el niño como el adulto están aprendiendo algo del libro que comparten –doble aprendizaje- y 3) el adulto vierte sonidos y sílabas llamadas palabras en el oído del niño” (2012, p. 84).
Este es, entonces, el mejor camino para conseguir lectores con vocación. Como en toda actividad humana, debe haber una preparación previa: leerle al niño regularmente, que haya en la casa el material impreso o digital debidamente seleccionado, que haya un lugar adecuado para biblioteca, aunque es bueno que los libros, las revistas, los periódicos, estén habitando por toda la casa: en el dormitorio, en el comedor, en la sala y hasta en el baño; que haya una lámpara en el velador de la cama del niño y de los padres. “La gente de la casa estimula el interés del niño para que lea y escriba, respondiéndole las infinitas preguntas, premiándole sus esfuerzos por leer y escribir, llevándolo con frecuencia a la biblioteca, comprándole libros, escribiendo historias que el niño dicta y exhibiendo los trabajos del niño en un lugar visible de la casa” (Trelease, 2012, p. 88). Y sobre todo, y ante todo, que el niño vea que sus padres leen con frecuencia.

Referencia bibliográfica
Trelease, J. (2012). Manual de la lectura en voz alta. Traducción de Juan Pablo Hernández y Jorge Largo G. Bogotá: Fundalectura.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Lectura, Libro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Comprensión auditiva y lectora

  1. Comparto estos comentarios. Nunca estuve de acuerdo con los famosos libros “carpetas” porque en realidad no es estimulante como lectura. La literatura no puede desmembrase, no se puede hacer ejercicios de Literatura. El leer debe ser muy placentero y entusiasmar al lector para que entre al mundo maravilloso de los libros. Con la lectura, ya sea que le lean o lea él mismo, podrá despertar su imaginación y su creatividad.

    Me gusta

  2. Telsix Carelix Pineda Arias dijo:

    Me encanto esta lectura casi no se ve que se lea en voz alta en los centros educativos. Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s