A la lectura la sentimos en el cuerpo

Galo Guerrero-Jiménez

Otoño: días de lluvia y lectura. Ilustración de Malene Laugesen

Otoño: días de lluvia y lectura. Ilustración de Malene Laugesen

A nuestro cuerpo lo conocemos en la medida en que lo vivimos; de igual manera pasa con la lectura que al visualizar la corporeidad del libro la alejamos de su mero cuerpo-objeto para que se encarne en nuestro yo, pensando y reflexionando, no en la corporalidad del libro ni en la forma de las letras, sino que, al mejor estilo de nuestro gusto, y desde la afición como la mejor expresión de nuestro pasatiempo libremente elegido, sentimos el profundo deseo de saborear la alegría, la satisfacción y la felicidad de unas líneas que, al entender lo que dicen, nos proyectan a sentir y a pensar que hay “más ojos para mirar el mundo, más corazón para comprender lo que es ajeno a nosotros. Nos multiplica en lo que sentimos y hace proliferar el pensamiento, la duda, la curiosidad” (Pradelli, 2013, p. 57).
Y si “El cuerpo es la condición permanente de la existencia y constituye la manera cómo conocemos el mundo y cómo lo creamos” (Barceló, 2013, p. 75), y sobre todo pensando en que, como señala Merleau-Ponty: “Yo no estoy delante de mi cuerpo, estoy en mi cuerpo, o mejor, soy mi cuerpo” (Barceló, 2013, p. 75) y con él me adentro en el texto, no porque estoy delante de ese cuerpo textual sino porque, en efecto, ese texto físico o virtual es mi cuerpo; se trata de una corporeidad intrínseca que está en el mundo para conocerlo mejor y de una manera muy especial: se trata de un cuerpo que no es un objeto cualquiera. Tampoco somos “un alma que se pueda escindir de un cuerpo, ni nuestro cuerpo son partes superpuestas, ni estamos formados por un intelecto insertado en un compendio de músculos, huesos y órganos, ni estamos separados de nuestro propio cuerpo” (Barceló, 2013, p. 75).
Puedo, por lo tanto, percibir el ser de la lectura, el ser de ese cuerpo textual, porque es mi cuerpo el que desde una conciencia encarnada, otorga significado a las palabras, a la escritura, a la lectura que desde mi más plena autonomía puedo elegir una lectura que, desde la corporalidad del texto, me permite sentir y organizar los estímulos que me provoca el texto y que, por tanto, me afectan en mi comportamiento, dado que “el cuerpo y la conciencia mantienen una unidad relacional que se va construyendo de forma permanente, de modo que lo psíquico y lo físico no son partes diferenciadas del organismo sino expresiones de la totalidad organísmica” (Barceló, 2013, p. 76).
Por lo tanto, a la lectura la sentimos en el cuerpo, sobre todo aquella que nos lleva a “reflexionar sobre cuáles son los espacios que transitamos al leer, y hacia dónde podemos ir a partir de los textos escritos por otros, a dónde nos llevan las lecturas propias” (Pradelli, 2013, pp. 66-67), aquellas que las sentimos profundamente y que, de alguna manera, llegan a marcar las situaciones personales de nuestra vida, y todo porque las sentimos en el cuerpo.
Por consiguiente, en cada corporalidad que lee hay una irradiación, y por ende hay consecuencias que las asume la corporalidad. Por lo tanto, la corporalidad humana está hecha de palabras sentidas; si el cuerpo no las siente, no habrá jamás modificación alguna en esa corporalidad humana porque la corporalidad del texto no se encarnó jamás en el individuo lector. Ángela Pradelli nos habla de un personaje que no logra encarnar las palabras escritas en su corporalidad, en este caso, por falta de conocimiento del alfabeto: Qué “difícil que es ir por la vida así, sinentender qué dicen los carteles. Usted no sabe lo que es para mí caminar todo el día por calles llenas de palabras, palabras en los negocios, en los quioscos, en las paredes, palabras en todas partes. Un mundo lleno de palabras que me hablan a mí y yo no sé qué me dicen” (2013, p. 79).

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Lectura, Libro y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a A la lectura la sentimos en el cuerpo

  1. Felicidades por tu blog, ¡es muy interesante! Saludos.
    Lihem Ben Sayel.

    Me gusta

  2. Kepa dijo:

    Estimado José Gregorio.

    Sigo con mucho interés todo lo que publicas en el blog y no puedo dejar de felicitarte porque los textos invitan a la reflexión, la autocrítica y el compromiso con la lectura y la escritura.

    Me atrevo a hacerte una sugerencia: en muchas de las entradas que publicas, como en esta de Galo, se reproducen fragmentos de artículos o libros de autores… y luego no aparece la referencia bibliográfica. Es decir, figura, por ejemplo, “Pradelli, 2013, p. 57”, pero ¿a qué libro se refiere Galo? ¿A Ángela Pradelli y su “El sentido de la lectura”? ¿Y Barceló…?

    Sería de mucho interés para quienes te seguimos que logres que los autores completen la información bibliográfica. Así se hará efectivo eso de que `un libro lleva a otro libro´…

    Un saludo.

    Kepa

    Me gusta

    • Tienes toda la razón. Es importante la referencia bibliográfica. Saludos

      Me gusta

    • GALO RODRIGO GUERRERO JIMENEZ dijo:

      Muchas gracias por la preocupación, Kepa.
      Las citas corresponden al libro El sentido de la lectura, de Ángela Pradelli, de Editorial Paídós; y, La sabiduría interior, pinceladas de filosofía expeciencial, de Tomeu Barceló, de Editorial Desclée de Brouwer.
      Saludos,
      Galo Guerrero-Jiménez

      Me gusta

      • kepacasalector dijo:

        Gracias, siempre es un placer leerte y aceptar las sugerencias de lectura que haces.
        He recomendado tus artículos varias veces en la red LectylabRed (http://kepaosoroiturbe.lectylabred.com), como por ejemplo “El deseo de leer”, “La palabra literaria”, “Autonomía y hechizo en la lectura”…

        Un saludo cordial.

        Kepa

        Me gusta

  3. Gloria Ogonaga dijo:

    Gracias por compatir. amamos los libros , amamos la lectura, amamos la escritura.abrazos Gloria Ogonaga

    glorysanty@yahoo.com

    htpp://notipoemastelepolvero.blogspot.com DAR..DOBLE..CLIC… Aconteceres literarios en la ciudad de santiago de Cali.

    Me gusta

  4. En realidad que a la lectura se la debe sentir y vivir; pero, para ello, hay que estar enamorado de las palabras, de los libros, de la vida, porque la vida está en los libros.
    Felicitaciones, doctor Galo, por compartir tan interesantes artículos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s