El lector construye con instrumentos de su subjetividad

Galo Guerrero-Jiménez

El lector. Gregory Chainikov

El lector. Gregory Chainikov

Vivimos atiborrados de lenguaje. Donde estemos el lenguaje nos acompaña, inclusocuando estamos solos. La lengua cuando hablamos, la lengua cuando escribimos, la lengua cuando pensamos, la lengua cuando callamos o cuando hablamos demás o adrede o con prudencia. La lengua para todo y en todo. Cada acto de habla, por simple que sea, genera sentido. Lo mismo sucede con la escritura, ella genera lectura, pero “cada lectura, según se mire, nos lleva o nos atrae, nos acerca o nos aleja” (Pradelli, 2013, p. 33). La mirada, el corazón, los sentimientos, las emociones, la razón, entran en juego al leer y escribir.

La escritura, desde la lectura nos habla, nos interpela, nos cuestiona, nos hace pensar el mundo no solo del libro que en él se proyecta sino, fundamentalmente, el que se proyecta en el lector para encaminarse, desde esa lectura, al análisis del mundo que él vive. Por eso, el valor que uno le pone a la lengua tanto al hablar, al escuchar, al escribir o al leer recoge lo que sostiene Luigi Pirandello: “Todos tenemos dentro un mundo de cosas; cada uno su mundo de cosas. En las palabras que digo pongo el sentido y el valor de las cosas tal como están dentro de mí” (Pradelli, 2013, p. 51).
Desde la lectura nos conectamos con el otro, con los demás, con el mundo. Como lectores exploramos la realidad del otro, pero desde una subjetividad muy particular en cada caso, es decir con el sentido que esas palabras me trascienden, me apelan, me conmueven de una manera que solo están en mí. Para cada lectura hay un sentido y cada lector tiene su propio sentido. Y a la par que cada lector ve el registro o la marca de otros en esa lectura, también ve su propio registro; con esos dos registros: el del sentido que tiene ese texto y con el de la propia subjetividad del lector, se apropia de una realidad, de una marca con la cual se conecta con todo lo que le rodea. Así aparecen las riquezas de las subjetividades, es decir la del colectivo de escritores y de lectores que, a la par que testifican sobre la importancia de los textos, validan, con su aptitud personal, con su subjetividad, la riqueza material que se espiritualiza y se subjetivisa en este conglomerado de intelectuales que, con su visión, aportan al desarrollo del mundo.
Como muy bien sostiene Ángela Pradelli parafraseando a George Steiner: “La experiencia que atravesamos cada uno de nosotros al leer un libro, a cómo una lectura puede afectarnos y perturbarnos cuando somos capaces de relacionarnos desde nuestra subjetividad con el contenido de los textos” (2013, p. 53).Pues, la concreción de nuestra subjetividad tiene un enorme poder para crear y recrear la realidad a partir de un texto leído. Aquí no entra el plagio, ni son las ideas ajenas las que se apropian del lector; son esas ideas, las del otro, es decir, las del texto, las que lo mueven al lector a pronunciarse con su propia personalidad, con su subjetividad, ya no sobre el texto, sino que a partir de él, del texto, “más que buscar en el texto del otro, busca en él mismo para poder encontrar al otro y comprenderlo”( Pradelli, 2013, p. 53), valorarlo, tomarlo en cuenta como si fuese su propio yo.
El poder de la subjetividad del lector radica en que con el alimento que del texto recibe, “la lectura le permite a alguien conectarse con el otro, pero es en sí mismo donde el lector encontrará las herramientas para ese abordaje. En el texto del otro, el lector reconoce marcas, huellas y surcos, pero son pistas que debe completar con contenido propio. Un lector, para no sucumbir en el mar que el otro es (…) construye con instrumentos de su subjetividad, busca en la complejidad de sus piezas las herramientas emocionales, intelectuales y desde allí aprehende los trazos del otro y los significa, les da un sentido” (Pradelli, 2013, p 53).

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Escritura, Lectura, Libro y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El lector construye con instrumentos de su subjetividad

  1. Me gustó mucho este comentario, me resulta muy interesante y lo comparto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s