PÁGINAS Y BORRONES. Apuntes para una reforma del Sistema Educativo en la Escuela Básica Venezolana

Arnaldo Jiménez

JUSTIFICACIÓN

En el mar de la lectura (ilustración de Pawel Kuczynski)

En el mar de la lectura (ilustración de Pawel Kuczynski)

Nuestro sistema educativo está ordenado en torno al orden de los conocimientos. Supone que el conocer está dividido por grados, es sistemático y por tanto se pueden establecer metas de gran alcance. La facultad psíquica que más se usa es la memorización, dado que los conocimientos que la ciencia va acumulando también deben archivarse en los individuos para que puedan conocer la realidad que les rodea. El llamado programa se ha visto flexibilizado para dejar entrar en él porciones de la realidad inmediata, local, en la cual los educandos se desenvuelven. Sin embargo, el sistema educativo, específicamente en la escuela básica, sigue arrojando a la etapa inmediatamente superior, un perfil de graduandos que poco conocen el medio donde viven ni mucho menos han almacenado el cincuenta por ciento de los conocimientos que sus maestros les impartieron. Alumnos que no dominan ninguna de las expresiones de la escritura, con una redacción enrevesada, sin un nivel de comprensión lectora óptimo para sus edades, sin expresiones artísticas de alta calidad. ¿En dónde estará la falla? Los planes de evaluación están bien trazados. Las planificaciones de aula cumplen con todos los requerimientos formales para ser ejecutados con prontitud. Los docentes se reúnen y conversan sobre casos graves de atraso pedagógico o cultural. Asisten a talleres de mejoramiento profesional, se preparan cada vez más, hay un número creciente de docentes con postgrados y doctorados. El Estado se preocupa y dota a los planteles de aula con Internet y computadoras, garantiza la alimentación en las escuelas. ¿Qué ocurre entonces, dónde estará la falla? Al describir someramente el modo en que funciona la pedagogía del sistema educativo venezolano, he descrito al mismo tiempo los problemas de fondo que debemos modificar, complementar o eliminar. Empecemos diciendo que los preceptos constitucionales que pretenden la formación de un hombre crítico, participativo, protagónico, integral, cooperativo, no pueden ser alcanzados a través del ordenamiento de los conocimientos, ni usando como principio activo de la didáctica la memorización; es necesario partir desde este punto y clarificarlo lo más que podamos. Quizás lo evidente, lo que todos damos por necesario no lo sea tanto. Nos hemos preguntado alguna vez ¿por qué y para qué tantos datos científicos en la escuela básica? Nos hemos preguntado o acaso puesto en duda la necesidad de alcanzar tantos objetivos específicos, tantos conceptos, tantas informaciones en la escuela básica? ¿No será que lo básico hay que fundamentarlo y limitarlo?

Sigamos desmadejando el ovillo de la pedagogía de la memoria o de la repetición. El programa está basado en especializaciones científicas, y por más que estas especializaciones se vean envueltas en terminologías vinculantes, como ejes transversales, globalización, etc., siguen siendo compartimientos del conocimiento, ellas reclaman sus límites. Por otra parte hay que dedicarle unas palabras al divorcio entre las pretensiones del programa, la Constitución Nacional y la práctica pedagógica realmente existente. Si vamos a vincular conocimientos el docente debe tener un pensamiento preparado para ello, debe ser un maestro acostumbrado a pensar multilécticamente, dialógicamente; es decir a establecer creativamente diversos y diferentes diálogos entre diversas y diferentes disciplinas; esto no ocurre si no en contadas excepciones, por ello, las vinculaciones entre lo que Morrín llama las partes y el todo, el ordenamiento del saber para transformarlo en praxis enriquecedora de la personalidad, está muy lejos de ocurrir, en su lugar se aloja el remedo, la mascarada, la deformación de lo propuesto. Esto quizás no sea del todo dañino. El pensamiento occidental, incubado y esparcido desde los griegos, monopolizado y transformado en poder por los alemanes, franceses y norteamericanos principalmente, pretende dominarnos a partir de la asimilación de su modo de pensar, como dice Briceño Guerrero, la reproducción de este discurso nos hace ser más europeos que americanos, más otros que propios. Sería un aspecto a discutir en otra ocasión. Por ahora retomemos el tema que más nos interesa, más adelante podríamos volver a encontrarnos con la expropiación del somos a partir del alojamiento de un esquema de pensamiento no producido en sus orientaciones sociales y culturales por nosotros mismos.

Decíamos que los docentes no están educados en la forja de un pensamiento que se averigua a sí mismo y que tiende a desentrañar los meandros de la profesión de educar. Los docentes convierten la posibilidad del diálogo entre diferentes disciplinas en una mueca, un intento fallido. No es cuestión de creer que señalando culpas se alivia ese malestar que aqueja a la escuela básica. No son culpables los docentes de esto, son múltiples las causas que confluyen para que eso ocurra. Pero podríamos sintetizarla con una sola frase: la alienación de la pedagogía. Es decir, el escape de la práctica pedagógica, la autonomía que ha cobrado la escuela respecto de sus actores, incluyendo en estos al Estado. Se nota esta alienación cuando se incumple la transformación del sujeto en ciudadano participativo, en un individuo dueño de sí mismo que sabe cuál es su papel en la toma de decisiones. Pero también cuando en ninguno de los niveles el perfil del educando se va fraguando lentamente, alcanzando metas que van conformando el ciudadano deseado; cuando en esos niveles no hay un enlace de metas. Se nota esa alienación cuando la profesión se ve sitiada por necesidades físicas tanto del plantel como de los docentes y los educandos. Se siente esa alienación cuando los docentes no creen en la importancia de sus funciones porque los divorcios antes mencionados no se lo permiten. Se nota esa alienación cuando en este nivel se enseña a acumular conocimientos y no a forjar pensamientos. Aquí quizás está el núcleo del problema. Los docentes, víctimas también de un sistema pedagógico basado en la organización de conocimientos, no se acostumbraron a pensar sino a repetir y esto también forma parte de la repetición del sistema educativo, de su circulación.

Es imposible decir que los conocimientos como tales son innecesarios en la escuela básica. La cantidad y el modo de cómo son impartidos si es innecesario. Informar no es conocer. En la escuela básica se ha suplantado uno por otro. La información es un dato que debe ser a su vez enjuiciado, analizado, sintetizado, contextualizado; sabiendo que todas estas acciones constituyen el conocer. Conocer es un proceso no un dato inmóvil, no un resultado. Se evalúa entonces los modos, las operaciones cognitivas y discursivas que muestran al conocimiento como proceso. En la escuela básica no podemos pretender formar mentes científicas, este tipo de pensamiento sería una adquisición más tardía, habría que preparar al pensamiento para captar totalidades, plantearse dudas, es decir, que habría que hacer énfasis en el pensamiento de las humanidades, en las artes, y este pensamiento holístico e imaginativo, sería la base para la formación de una mente científica más humana. No quiere decir esto que se dejaría de lado al pensamiento lógico deductivo, más adelante fijamos posición con respecto a estos pensamientos y su pertinencia en la escuela básica.

Si sólo se quiere la transmisión de informaciones estaríamos ejecutando el principio del proceso, lo más elemental, a ello sólo se puede acceder por medio de la repetición, la repetición le es congénita. Si en cambio asumimos al conocimiento como un proceso, entonces estaríamos activando inevitablemente al pensamiento, se conoce para pensar, se piensa para conocer,” el pensamiento es como nunca el capital más preciado para el individuo y la sociedad”(Morrín,2001,18).

Es preciso reducir el número de objetivos a alcanzar por materia, área o disciplina. La planificación no debe orientarse en torno a la organización de conocimientos ya sabidos sino en torno a la producción de pensamientos. No debe tener como base a la memoria o a la repetición de esos conocimientos, que no forjan la crítica en nadie, que no permiten la aparición de la creatividad en ningún educando. La base de la pedagogía en la escuela básica debe ser la extracción de las potencialidades de los alumnos. Preparar el terreno psíquico para la creación en los ámbitos que el individuo elija. Crear competencias lectoras y escriturarias que conformen la crítica, el análisis y la síntesis.

En los puntos que vienen propongo una reforma a la pedagogía en la escuela básica desde un punto de vista práctico, viable, intentando poner a hablar a algunas disciplinas científicas y poner a pensar a los educandos.

 

MATERIAS Y PRÁCTICAS PEDAGÓGICAS

Reformar las materias: partiremos del hecho de que la mayoría de las materias que impartimos tienen conocimientos obsoletos, ya caducados o revisados y transformados. También partiremos del hecho de que tal como están concebidas dificultan el diálogo entre las ciencias y las humanidades. Por ejemplo: el lenguaje se imparte imitando a una disciplina científica, diseccionando sus funciones y su estructura, pretendiendo quizás cierta objetividad, de allí la radiografía a las oraciones y un sin fin de términos que la más de las veces no se entienden porque son extraños al habla, porque no se traducen en una mejor y más profunda expresión oral y escrita. Se descuida lo esencial por el cumplimiento de objetivos.

Toda la escuela básica no debe perder de vista que se quiere la formación de un individuo, es decir, la afirmación de una persona en lo social, sólo dando autonomía se puede lograr la cooperación, se puede crear un colectivo consciente. Teniendo esto en cuenta la programación de los grados debe orientarse en torno a materias y prácticas pedagógicas que coloquen a los educandos en posición de crear. Digamos que un setenta por ciento de esta programación debe concebir al educando como ser creativo, capaz de conocer desde sí y de comprender su entorno. El docente debe evitar prácticas pedagógicas alienantes. De esta manera el otro treinta por ciento debería repartirse en la organización de los conocimientos. La planificación diaria que el docente lleva para orientar sus clases, debe incluir un margen para la espontaneidad y los imprevistos. Esto contribuiría mucho a que la planificación pise el suelo de la realidad donde lo imprevisible es lo más previsible, y donde lo espontáneo puede transformar los objetivos del día y darle un matiz menos rutinario a las clases. Si no hay una gran cantidad de objetivos a alcanzar no veo por qué no se le pueda dar la bienvenida a otras prácticas pedagógicas más dinámicas, alegres, estimulantes e integrales.

Como es de suponerse, la formación constituye un trabajo con valores morales y éticos. Esto es un aspecto muy mal tratado en la escuela básica, donde los valores son anuncios de patio y cartelera, una obligación impartida por la UNESCO. Habría que deducir de la enseñanza basada en el desarrollo del pensamiento para conocer y en la organización del conocimiento para el desarrollo del pensamiento, cuáles son los valores que ellos generan y podemos afianzar con otras actividades.

Los valores que tanto las humanidades como las ciencias generan son: la autocrítica, la honestidad y la responsabilidad. Echemos un vistazo a estos valores.

El diálogo entre las ciencias y las humanidades se deja escuchar en los valores antes señalados. De hecho, estamos diciendo que ellos, los valores, pertenecen al ser humano, no a una parcela de sus actividades.

La actividad de escribir como búsqueda y la autocrítica son una y la misma cosa. La autocrítica se genera cuando el escritor, y todo escritor lo padece, tiene un ideal de escritura que quiere alcanzar. En la escuela básica esto debe ser inculcado a través de varias vertientes: corrección ortográfica, corrección de redacción y sentido, todos enseñados gradualmente hasta que sea una actividad específica de los educandos. La escritura de poemas sería lo ideal para alcanzar esta autocrítica siguiendo pautas de honestidad en el escribir, buscando la vida, la sangre, las emociones en la escritura.

La escritura de ficción en narrativa es una mentira que arroja una verdad. La lectura y análisis de los cuentos según sus significados simbólicos, ayudan a los educandos a establecer vínculos entre diferentes realidades, integra de manera espontánea e inconsciente el dualismo que en ellos coexisten, lo bueno y lo malo. Al acercarse a la lectura saben, intuyen, que el autor quiere explicarle algo con toda honestidad. La honestidad sería en este caso el sentido que subyace bajo los oropeles de la ficción, verdades que amplían el autoconocimiento y la autocrítica.

Es cierto que en el caso de las ciencias lo que Morrín ha denominado la superespecialización no ha permitido que la autocrítica se contextualice en lo social y en lo ecológico que sería lo pertinente. Esto sucede, en parte, porque la ciencia no se cree ficción, ella supone, y esto es un asunto de fe, que es inmediatamente verdad y como tal repartiría sus beneficios. Pero las verdades de la ciencia son más efímeras, por tanto, más ficticias, que las verdades de las humanidades, porque las de estas últimas tienen que ver con las angustias e incertidumbres del ser humano en cualquier latitud, en cualquier tiempo. En la escuela básica la honestidad sería un valor trabajado en la escritura como confesión elaborada artísticamente. Pero para confesarse hay que saber responder, en el doble significado de esta palabra, responder a las preguntas y responder por los propios actos que hay que confesar, aprender a responder por nuestros actos, asumiendo consecuencias, nos daría los límites y los riesgos que acarrea el responder por otro. La responsabilidad se podría verificar en algunas otras actividades. Ser autocríticos con nuestra forma de ser nos hace ser mejores y más auténticos. Ser auténticos en el acto de escribir se prolonga a la forma de ser, en el fondo, un saber responder por lo acontecido, por lo anhelado. Lo importante es que los valores sean trabajados durante todo el proceso educativo de la escuela básica. Ellos no se reducen a una planificación coyuntural, son la savia de todas las planificaciones, estas, le son correlativas.

Los valores vinculados a las materias de desarrollo del pensamiento coadyuvaran a que la personalidad no se aísle de ellos, contribuirán a la formación de un pensamiento contextualizado. Digamos que en ecología, historia, política, etc, la responsabilidad, la honestidad y la autocrítica tienen sus adecuaciones, sus expresiones, por supuesto con un énfasis más acentuado en uno que en otros. En el campo ecológico, por ejemplo, es indudable que la responsabilidad tendrá la mayor carga en el trabajo, pues, cada acto adhiere como respuesta a otros actos, beneficiando y/o perjudicando. Cada hecho acarrea su contrario y ambos se encadenan en múltiples expresiones que se fortalecen, se debilitan, se continúan, se expanden, se eliminan, se mezclan en el tiempo y en el espacio, es decir, en lo histórico.

Debemos tomar en cuenta en casi todos los grados la creación de materias o prácticas pedagógicas que vinculen el conocer con el pensar y la ciencia con las humanidades. Los dos primeros grados deben poseer una planificación basada sobre todo en prácticas pedagógicas y no en materias. Por supuesto la enseñanza de la lectura y la escritura que se viene tejiendo desde pre-escolar debe continuar, pero también se debe implementar el teatro para la liberación del cuerpo, la danza, la escultura con arcilla u otro material, la producción de títeres, la lectura dramatizada de grandes cuentos y poemas de la literatura local, nacional y universal. Ejercicios de pensamiento como buscar diferencias y semejanzas, agrupar objetos por forma y uso; comparar, sustituir, oponer, complementar, diferenciar, etc. Sólo en tercer grado comenzaría la memoria a aparecer de manera modesta, es decir, la planificación incluiría algunos conocimientos necesarios a ser memorizados, algunas informaciones puntuales. Ubicación local del sitio donde se vive. El grado de inserción de los territorios, parroquia, municipio, estado, región, país. Ubicación del planeta en el universo. Nociones básicas como país, nación, territorio, suma, resta, multiplicación.

En los tres primeros grados las metas no pueden ser otras que la creación de una competencia lectora. Es la sección de la seducción por la lectura. El brote de las primeras manifestaciones de la escritura, el dibujo o el teatro. Se trata de una escuela básica, es decir de producir las mejores condiciones posibles para que los educandos logren pensar. La creación de materias como: la hora del cuento, leamos poesía, conversaciones, en esta última se incluirían temas referentes al hogar, a la comunidad, a las leyes, a la historia. Los docentes tienen tres años para lograr que los educandos se ubiquen localmente de forma geográfica. Tengan una letra legible y estéticamente bien definida. Que se expresen físicamente a través del teatro. Que puedan producir textos, bien sea dando sus opiniones, escribiendo poemas, cuentos o inventando historias para ser dramatizadas. En los dos primeros grados la cultura general se les estimulará a través de la lectura de cuentos de gran calidad literaria, pongamos como ejemplo, El principito y El viejo y el mar. Estos cuentos después pueden ser vistos en películas, digamos en tercer grado. La literatura indígena nacional, latinoamericana y los cuentos de hadas deben engrosar el menú de la literatura usada en esta primera sección de la escuela básica.

Las prácticas pedagógicas se diferencian de las materias en que tienen un sentido eminentemente práctico y no tanto teórico, dramatizar una escena mientras se lee es una práctica pedagógica, sentar a los alumnos a dibujar sin molde previo es una práctica pedagógica. Dictar un objetivo en ciencias de la naturaleza o copiar en la pizarra los diferentes tipos de rocas y suelos existentes, es una forma de cumplir con la materia.

A partir de la segunda sección de la escuela básica, es decir, cuarto, quinto y sexto grado, procuraremos una mayor inserción de los diálogos entre diferentes disciplinas y diferentes modos de ver el mundo. Las ciencias y las humanidades deben estar en permanente relación. En esta sección hay que enseñar a los educandos a pensar en tres vertientes que sólo pedagógicamente pueden ser aisladas: la lógica, la dialéctica y la multiléctica. De manera sencilla, cambiando los escenarios o contextos que ofrecen las materias. Permitiendo que los alumnos muestren la aprehensión de esos modos de pensar.

La lógica resumida en los principios aristotélicos de identidad y del tercero excluido, podría servirnos para una enseñanza sencilla, en cuarto grado, del modo de pensar lógico. Identidad: A=A, es decir, un pupitre es igual a sí mismo, no debe creerse que esta expresión es ingenua, lo que se desea explicar es que al ser en su expresiones concretas no es afectado por el tiempo, mantiene su identidad. El tercero excluido: A=A y no puede ser igual a B. La exclusión del tercer término supone una dirección al pensamiento, no extraviarse en comparaciones innecesarias. El segundo principio es una tautología del primero. Un pupitre es un pupitre y no puede ser un cuaderno. Estos principios pueden ser extendidos a ejemplos de la vida cotidiana y al campo de las operaciones matemáticas propias del grado. A través de las descripciones en narrativa y el objetualismo en poesía el pensamiento lógico tendría grandes posibilidades de expresión. El pensamiento lógico debe servir para que el educando sepa plantearse un problema y ordenar los pasos de una posible solución, esto atraviesa los órdenes de la vida personal, familiar y comunitaria, aunque en esa búsqueda nos demos cuenta de que la realidad no siempre obedece a patrones lógicos. Una vez más, desde un punto de trabajo se expanden las vinculaciones, los alumnos tienen que tener conciencia de ello.

En quinto grado se puede introducir la deducción lógica, uniendo objetos disímiles por sus elementos comunes y arrojando conclusiones según la suma de los significados de las palabras, ejemplo: calor+sed=desierto, o ejercicio, trabajo, etc. la sencillez de estos ejercicios preparan al pensamiento para la complejidad, pues lo interesante es que el educando establezca con esas deducciones nexos con ámbitos de lo real y no sólo con otras materias. En relación al ejercicio anterior, podría ser el problema del agua en su localidad, en el país y en el mundo. El tono conversacional de las clases es importante. El uso de los géneros literarios es evidente, hay muchas estrategias para el desarrollo de la escritura que calarían aquí fácilmente. Sigamos con el mismo ejemplo: la serie: sed, calor, desierto, puede convertirse en palabras claves para la elaboración de cuentos. Igualmente los educandos pueden escribir pequeñas opiniones o ensayos acerca del problema del agua, o del desierto o del deporte…, lo cierto es que por medio de estos cuentos se puede arribar a otras materias o a otros significados, pues, se trata de no perder de vista, ni siquiera en el campo de las matemáticas, que estamos usando una lectura simbólica, en puntos posteriores analizaremos un poco más detalladamente en qué consiste este tipo de lectura.

En sexto grado puede agregarse a todo lo visto el estudio de las paradojas. De esta manera los educandos arriban de manera clara a los límites de la lógica.

Desde la lógica misma, y a partir sobre todo de las paradojas, se extraen los principios de la dialéctica, es decir, del diálogo entre los contrarios. Los griegos, unos cuantos siglos antes de Jesucristo, ya usaban la dialéctica como arte del diálogo para confrontar las contradicciones. Para Aristóteles la dialéctica significó “la ciencia de las demostraciones probables”. En Hegel tuvo un significado puramente idealista, despegado de manera casi absoluta de los procesos materiales y de producción de la sociedad. Es con Marx que la dialéctica abarca tanto al desarrollo del conocimiento como el de la historia. Sin embargo, la concepción marxista adolece del evolucionismo darviniano puesto en duda con la postmodernidad. Con la dialéctica se introduce una visión filosófica y un discurso poético que le ofrecen más posibilidades de ampliación al pensamiento. Lo bajo no puede existir sin lo alto, lo seco sin lo húmedo, la maldad sin la bondad, el santo sin el pecador, lo gaseoso sin lo liquido…, llevada a las realidades socio culturales, la dialéctica ayuda a comprender que dentro del asesino está un santo, que el ladrón puede ser honesto. Desde el punto de vista de la historia se analizarían la interdependencia entre países desarrollados y subdesarrollados, la colonización y la neocolonización y sus expresiones en lo cotidiano. Por supuesto, captado el modo de funcionamiento del pensamiento dialéctico es el educando el que tendría que establecer todas estas relaciones, complementadas conjuntamente con el docente y los demás alumnos en un diálogo donde ellos palparían el engranaje dialéctico. La conversación sería el instrumento más adecuado para la puesta en práctica de la dialéctica, lo cual es obvio.

Descanso lector (ilustración de Dianne Dengel)

Descanso lector (ilustración de Dianne Dengel)

Con la dialéctica se abre la posibilidad de que A sea = a y al mismo tiempo sea B. Es decir, que el pupitre sea el pupitre y al mismo tiempo no lo sea. Con la dialéctica se introduce el tiempo real en las matemáticas, pues el pupitre ha sufrido desgaste, se ha usado, y por tanto es y no es el mismo. En aras de comprender al ser humano, las características físicas, morales y éticas son cambiantes, el ser humano es y no es al mismo tiempo, sufre desgastes, modificaciones, transformaciones, pues está inmerso en el curso de un tiempo que es previsible y no previsible. La literatura y las películas serían los instrumentos más idóneos para acercarnos a estas verdades.

La dialéctica contiene a la lógica, la multiléctica contiene a la dialéctica y a la lógica. Múltiléctica, termino acuñado por Fernando Mires en uno de sus últimos ensayos para dar cuenta de la multitud de diálogos que se establecen entre diferentes y diversas partes de lo real. Quizás la palabra “parte” deba desaparecer a la luz de la multiléctica, pues ella es una visión ecologista y holística de lo real. Lo alto no puede existir sin lo bajo, pero tampoco si lo seco, lo húmedo, lo distante, lo cercano, lo gaseoso, lo liquido, lo interno y lo externo…, desde cada uno de estos elementos se pueden volver a reestablecer continuando los múltiples diálogos de interdependencia. Con la multiléctica el educando arribaría a una visión más adecuada de su posición en los contextos sociales. La natura y la cultura serían así una y la misma cosa, la maldad no sólo mantiene una dependencia con la bondad sino con lo religioso, lo familiar, lo sexual, lo ético, en fin, con todo lo cultural. Lo real se produce a partir de los diferentes diálogos a semejanza del discurso pero sin que exista manera de prever su transcurso, pues hay elementos previsibles, planificables y hay otros que no lo son.

A: de comprensión socio-cultural:

1-ecología

2-política

3-sociología

B: de comprensión de la vida:

1-películas

2-novelas

3-poesía-

4-narrativa

5-ensayo

6-teatro

C: de producción de pensamiento creativo:

1-taller de redacción

2-taller de lectura

3-teatro

4-dibujo

D: de comprensión lectora y síntesis:

1-lectura comprensiva

2-clase foro

E: de producción del pensamiento lógico:

1-problemas comunitarios

2-discusión de leyes

3-solución de problemas con enunciados lógicos deductivos

F:de identidad nacional:

1-biografías

2-historia local

3-historia regional

4-historia nacional

Como no tenemos divisiones tajantes, el docente supondrá que en el treinta por ciento de la programación dedicada al conocimiento, incluirá todo aquello que deba ser aprendido de memoria; pero incluso, en comprensión lectora, pudiera utilizarse las materias clásicas en los programas o las dedicadas a la comprensión socio-cultural, en ello sólo queremos crear la facultad de pensar, de comprender lo que se lee y saber responder con pertinencia, no importa qué utilicemos para lograrlo, es una estructura de pensamiento, una función que se debe activar, no una abertura de saco para llenar. Las clases foros, buscan la práctica de la síntesis. El resumen de clases de poca duración sobre temas novedosos y actuales.

ESQUEMAS DE LAS MATERIAS.

Estos esquemas tienen un carácter provisional, pueden ser ampliados, discutidos, eliminados en parte o totalmente.

A: de comprensión socio-cultural:

1-ecología:

-nociones básicas

-contexto local: uso de plantas y hierbas(medicina popular), evitar prácticas contaminantes.

-contexto planetario: origen del planeta, ubicación del planeta en el universo, origen de la vida y del hombre, la incertidumbre en la historia.

2-política:

-concepto

-relaciones de las políticas inter-regionales

-relación entre las naciones-estados

-concepto y relaciones entre nación, patria, territorio, estado.

3-sociología:

-comunidad

-sociedad

-individuo

-roles sociales

B: de comprensión de la vida:

1-películas: El viejo y el mar. Sueños de Akira Kurosowa. La tumba de las luciérnagas. El principito. Sophía.1984. La lengua de las mariposas. Alas de libertad. Home. Vivir. El tambor de hojalata.

2-novelas: El principito. El viejo y el mar. Juan Salvador Gaviota. El guerrero de la armadura oxidada. Un corazón sencillo. La tregua.

3-narrativa: Pasito a pasito. Una mujer con sombrero. Vicente Jorge Manuel José. Cuentos indígenas. Cuentos grotescos. Cuentos de Anderssen. Cuentos de Oscar Wailde. Cuentos de Laura Antillano. Gato embotado y enamorado. Otros.

4-poesía: indígena venezolana, latinoamericana y caribeña. Juan Ramón Jiménez. Luis Alberto Crespo. Teófilo Tortolero. Pérez Só. Adhely Rivero. Carlos Osorio, Sergio Quitral. Antonio Trujillo, Víctor Manuel Pinto, Carmen Verde. Kavafis. Ledo Ivo. Décimas: Isaías Medina y otros.

5-ensayo: Arturo Uslar Pietri. Mariano Picón Salas. Laura Antillano. Otros.

C: de producción de pensamiento creativo:

1-taller de redacción: escritura libre de poemas, cuentos, comiquitas, cartas, canciones, coplas, ensayos u opiniones.

1.1- autocorrección de errores ortográficos y de redacción.

2-taller de lectura. Lectura libre en el salón de clase. Se propone dos o tres secciones semanales de media hora cada una.

3-teatro: breve historia del teatro. Nociones básicas. Reglas de la actuación. lecturas de guiones. Escritura de guiones. Adaptaciones de guiones. Formación de grupos de actuación. Puesta en escena.

4-dibujo: desarrollo de la observación atenta. Dibujos con moldes. Dibujos creativos. Vínculos: texto-imagen.

D: de comprensión lectora y síntesis:

1-uso de textos relacionados con materias de interés académico, se sugieren párrafos de corta o mediana extensión. Uso de poemas. Uso de cuentos cortos. Uso de aforismos, con la finalidad de captar el sentido general del texto. Preguntas directas e indirectas. No explicación previa por parte del docente. Extracción de ideas principales. Se pueden usar las materias: a, b,c, y f.

2-clase foro: clases cortas de diez a quince minutos. Resumen de la clase por parte de los alumnos en diez minutos.

E: de producción de pensamiento lógico:

1-ordenar el pensamiento para resolver problemas: de orden académico, familiar, comunitario. Comprendiendo enunciados por sí mismos.

2-conversación y análisis de leyes nacionales.

3-seguir instrucciones

F: de identidad nacional:

1-concepto y características de la historia

2-tiempo, espacio, hecho, acontecimiento, juicio de verdad

3-diferentes tipos de historia

4-diferentes interpretaciones de los hechos

5-colonización,neocolonización.

6-dependencia,subdesarrollo

7-.conquista,neoconquista,liberación,independencia

8-cultura e identidad.

9-biografías: personas del contexto inmediato familiar y local

-qué es una biografía

-para qué sirve

-cómo se recopila

-entrevistas

10-historia local:

-historia del barrio: origen del nombre de los sitios

-implicaciones parroquiales y municipales

11-historia regional:

-qué se entiende por región

-características

-vinculaciones:biografía-barrio,parroquia,región,nación.

ESTRATEGIAS PEDAGÓGICAS:

Las siguientes estrategias sólo son guías que pretenden orientar a los docentes en la búsqueda de sus propias estrategias.

1-círculos de aprendizajes: se conforman varios grupos de educandos todos y cada uno de ellos deberán trabajar en las siguientes actividades: lectura comprensiva, taller de redacción, dibujo libre, lectura libre, teatro, pensamiento lógico. Se pueden combinar los círculos, tres o cuatro por día. En lectura comprensiva se pueden incluir materias de conocimientos.

2-libertad de expresión y de movimiento: los educandos tienen derecho a cambiar las estrategias, a opinar qué quieren trabajar. Tienen derecho a pararse cuando quieran de sus pupitres y conversar con otros grupos.

3-alumnos tutores: los alumnos más sobresalientes en algunas de las áreas enseñaran a sus compañeros, nivelarán a los que tienen algún atraso evidente con respecto al grado.

RECURSIVIDAD DEL CONOCIMIENTO Y EL PENSAMIENTO

1-las materias de pensamiento remiten a las materias de conocimiento y las materias de conocimiento a las de pensamiento. Ejemplo: ecología-remite a política que a su vez remite a la historia y a la cosmología.

2-inclusividad de las materias: conocer implica pensar y pensar implica conocer. Se piensa para conocer y se conoce para pensar.

3-vinculaciones entre ciencias y humanidades y humanidades y ciencias. Ejemplo: Película remite a historia a biografía a cultura a roles sociales a creatividad a lectura. Historia remite a ecología a cuento a poema a película etc.

Desde la segunda sección de la escuela básica a la planificación de materias de conocimiento se le debe añadir un guión de trabajo pedagógico que sustituya el programa por los géneros literarios: poesía, narrativa, ensayos. La literatura sería la sustancia de este guión. El guión de trabajo pedagógico va directo a lo que necesita el educando, sus objetivos son formativos, incluye el trabajo con el inconsciente de las personas, tiene como finalidad la producción de educandos creativos y críticos.

En la primera sección a partir de segundo grado y en la segunda sección completa se debe dividir el aula de clase según los niveles de comprensión lectora que hayan alcanzado los educandos. Esto permitiría no darle a clase a salones homogéneos, y reducir las dificultades lectoras que se traigan de grados o escuelas anteriores. La idea sería, a través de la enseñanza particularizada del docente y los alumnos tutores, ir limando las deficiencias académicas de esos alumnos; para lograr esto el docente trazará un guión de trabajo pedagógico dirigido a las necesidades reales de su salón de clase. Quizás pueda trazar varios sub-guiones para dedicarle tiempo a los grupos que surgieron de acuerdo a los niveles de comprensión lectora.

El trabajo de los géneros literarios daría como resultado la creación de un alumno libre, pensante, autocrítico. Se requiere por parte del docente un mínimo de conocimiento sobre estos géneros, sería interesante que la escuela invitara a escritores para que dieran talleres desde un punto de vista no académico. Por lo pronto podemos adelantar algunas palabras al respecto:

1-El ensayo: género reflexivo por esencia, por medio de la ilación de pensamientos razonados el autor teje un discurso que puede dar la sensación de demostración, propio del discurso cuentista, cuando en realidad el ensayista siempre muestra, sobre todo el modo de cómo se tantea uno o varios ámbitos de lo real o de lo literario. El trabajo ensayista es el arte de la sugerencia y la invitación a la duda. Pudiera iniciarse a los alumnos por medio de las opiniones, nada más subjetivo que una opinión, e irles sumando poco a poco más argumentos a las opiniones de acuerdo a las lecturas y las opiniones de otros compañeros de clase. El enriquecimiento de un tema, sus múltiples aristas, sus desplazamientos metafóricos hacia otras regiones del pensamiento, las mezclas de géneros, de temas, la pasión por pensar son algunas de las características más importantes del ensayo. No hay objeto que no pueda ser tratado por un ensayista, este no tiene la pretensión de agotar el objeto de manera que ya no haya más nada qué decir sobre el mismo, sino de colocarlo de tal manera frente al lector que este también pueda decir algo sobre aquél. Las nubes, los lentes, el pan, la perinola, los papagayos, los bastones, etc, son objetos susceptibles de ser pensados y tratados por un ensayista. El ensayista disecciona sin destruir el objeto. Los docentes pueden consultar Y va de ensayo de Mariano Picón Salas, El ensayo en Venezuela de… y La última cena del ensayo de Pedro Téllez.

2-Narrativa: el cuento abre el oído y el oído abre el pensamiento. En este género, al igual que en el ensayo, el sujeto puede aprovechar al máximo sus capacidades para curiosear e imaginar. El cuento atrapa a los alumnos y tarde o temprano los invita a escribir “una historia maravillosa jamás oída”. De más está decir que a través del cuento podemos indagar en las realidades emocionales de los estudiantes así como en la realidad socio-cultural que los envuelve. Por supuesto, no es ocioso volver a decir que la narrativa no puede ser un objetivo del programa que se informa y pasa, es un objetivo permanente, los géneros son cauces de objetivos. Con el cuento se incentiva la imaginación, la comprensión lectora, la competencia escrituraria, la adquisición de nuevas palabras, la comprensión de lo real, la conversación y la participación. El cuento es una pieza de lenguaje que bien usado desde temprana edades puede convertirse en una puerta hacia el mundo de la lectura y de la literatura. Las características más celebradas del cuento, aunque no se agotan en ellas ni tienen porque ser un canon exclusivo y rígido, son: la brevedad, la intensidad y la resolución. Digamos algunas palabras sobre cada una de ellas a manera de guía.

a-) La brevedad: un cuento debe ser leído de una sola sentada, algunos autores como Poe, le daban hasta media hora como máximo, esto sería en este tiempo una sugerencia incómoda. Lo cierto es que el cuento debe iniciar con tal poder de captación del interés que el lector sienta la necesidad de llegar al final para saber qué va a suceder, por eso debe indagar un tema con muy pocas escenas y pocos personajes, estos no tienen por qué ser desarrollados, ni tampoco pueden abundar las descripciones del ambiente como en la novela, el cuento va directo al grano, sin perder tiempo, para ella la brevedad es importante. Un cuento corto que pase de dos cuartillas ya tiene que pedirle prestado a otras características el no aburrimiento por parte del lector. Un tema puede ser tan preciso y condensado que un cuento puede abarcar hasta siete palabras como en el caso de Monterroso, son los llamados microcuentos, con los cuales el docente puede hacer maravillas dentro del salón de clase.

b) La intensidad: hay una imagen que me gusta usar para describir la importancia que tiene la intensidad en el cuento: imaginemos un cordón corto por medio del cual se van a ir lanzando unas cuentas de collar, el cordón debe estar tensado por los extremos, es el tema, uno solo, corto, directo, las cuentas se van a lanzar poco a poco, esto sería la captación del lector por medio del relato, la voz que le va descubriendo un busto lentamente, recordemos a demás que la palabra cuento proviene del latín computere, que significa contar, uno, dos, tres…, por tanto el final es cuando el cordón se llena y se vacía al mismo tiempo. Los colores de las cuentas, en sus repeticiones le hicieron creer al lector que la alternancia del verde y el rojo, por ejemplo, le daban por seguro que la última cuenta era de uno de esos colores, pero resultó ser un híbrido o un color distinto.

c) La resolución: todas las características que he venido analizando pertenecen al cuento clásico que se inaugura con Edgar Poe, pero es preciso tener en cuenta que hay otras vertientes del cuento que a penas consideran estas características, me refiero por ejemplo a los cuentos tipo Chéjov, para quien el cuento es un recorte de una realidad imaginada o real, o amabas a la vez, que se le presenta al lector para que cobre en este una significación demás. El lector se mira a sí en su monotonía, sus repeticiones, sus ambiciones, comprende los avatares de la existencia, el papel efímero e insignificante que en ella jugamos. Es decir, la resolución de un cuento, en la versión de Poe, tiene que ver con un final inesperado planificado matemáticamente por el autor, un final sorprendente que también pone al lector a realizarse conjeturas y dudas, preguntas y a darle significaciones personales, pero esto no es una característica que no pueda ser obviada. Ahora, para efectos pedagógicos nos conviene más los cuentos tipo Poe, por qué estamos en procura de captar la atención, de conquistar el gusto por la lectura y la escritura.

3- POESIA: arribamos a un género de difícil captación para el adulto no interesado y de fácil comprensión y puesta en práctica para los estudiantes. La poesía es la herramienta de aprendizaje más adecuada para la escuela básica. Sin embargo empezaremos por decir lo que la poesía no es: la poesía no es un don de elegidos, toda persona puede acceder a ella bien para leerla, escribirla o ambas cosas a la vez. Tenemos ciertas disposiciones biológicas-culturales para la praxis de este arte de la palabra. La poesía no es un ejercicio amanerado de composición del lenguaje; las inclinaciones sexuales y los géneros nada tienen que ver con la escritura o lectura de poesía, es ante todo un destino de vida que usa al lenguaje para expresar las emociones y la manera de cómo ha entendido ese destino. La poesía no sirve para fabricar apariencias, ella necesita de la honestidad de ser, hueso y no cáscara como hubiese dicho Pérez Só. La poesía no es pasividad del pensamiento, lo contrario, por medio de ella nos elevamos a la cima del pensamiento, para Herman Hesse, la lírica en poesía es la forma de pensamiento más difícil y más elevada; incluso, al recibir el premio Nóbel, comparó a la poesía con la ciencia en cuanto a indagar en el mismo misterio pero con métodos diferentes. La poesía no es un objetivo programático; esto ha sido parte de mi solitaria lucha, la poesía debe recorrer todo el andamiaje de la pedagogía, todo el sistema educativo debe estar trotando sobre sus lomos, incluso los demás géneros literarios le son tributarios, aclaremos aquí que la poesía es y no es un género literario, ella escapa al acomodo en los límites de las divisiones por género literario. La poesía debe estar presente durante todo el año escolar, no puede ser un objetivo que se evaluó y luego se desechó a la basura de las planificaciones. Por último debo decir que la poesía no es una forma d enseñanza aunque lo sea, no es moraleja aunque la contenga ni es una forma de comercio, con ella no se gana dinero ni se vive mejor en el universo pragmático del sistema capitalista, ella es ofrecimiento, circulación del lenguaje en un plano más profundo, no por las imágenes y los recursos literarios utilizados por el poeta, sino por la sinceridad del decir.

¿Qué debe hacer el docente? A mi juicio y basado en mi experiencia con poesía en el aula en los términos de educación para el alma, el docente debe empezar por eliminar el vínculo pragmático entre poesía y escuela. Quiero decir con esto que la poesía no se debe evaluar, ganar u ofrecer puntos o cualquier otra calificación. Aunado a este punto, es casi una urgencia que el docente planifique considerando a sus educandos seres creativos, toda práctica y materia pedagógica debería apuntar a la producción de conocimientos. Los esfuerzos que realicen los estudiantes, por menor que sea, en el camino a soltar sus amarras a la repetición, a la memoria y al pensamiento débil de la industria del entretenimiento, debe ser respetado y estimulado.

Ahora resumiremos lo que la poesía es en los siguientes términos y ayudados por algunos autores. Desde nuestro punto de vista, la poesía es la capacidad de comprender el mundo desde los propios esfuerzos cognoscitivos y emocionales. La poesía sería el sinónimo más adecuado para vincular vida y misterio en una sola palabra, sabiendo que la vida es un misterio tan insondable como la muerte el poema vendría a ser la expresión escrita de lo que el poeta encontró al indagar ese misterio. Desde el punto de vista de la realidad cotidiana, la poesía es vida intensa en lo sencillo, sabemos que esto, lo sencillo, ofrece la mayor de las profundidades y complejidades, pero también lo decimos en su acepción de humildad.

Veamos cómo para Angelo Nobile, la poesía nos ayuda a cambiar, a transformar al ser humano, para lo cual cae como anillo al dedo en el sistema escolar, y cómo, para este mismo autor, la poesía está más allá del sistema escolar:” la poesía fomentada y cultivada en forma adecuada desde los primeros años de vida es iniciación en valores, enérgico reclamo para el sentimiento y la afectividad, ruptura de esquemas y convenciones, exaltación de la espontaneidad y de la originalidad creativa, superación de la uniformidad y los estereotipos.” El autor, prácticamente, sintetiza en pocas palabras la función de la escuela básica en la función de la poesía, para mí, esto es lo fundamental, la búsqueda de objetivos comunes en el ser humano. Poesía entonces es fiesta del lenguaje y conciencia a la vez de nuestras limitaciones ante él. Nunca dominamos el lenguaje, la poesía nos da las únicas oportunidades de hacerlo. El lenguaje nos trasciende, esta es la herencia de Séneca, Foucault, Lacán, Seasure y otros. Y como nos trasciende es a él a quien hay que interrogar para saber quiénes somos, esa pregunta fundamental en toda la historia humana es el ejercicio mismo de la poesía. Algo parecido piensa la poeta francesa Andrée Chedid:” Lo que nos sobrepasa y cuya semilla llevamos tan ciertamente como llevamos nuestro cuerpo, eso se llama poesía”. Aunque estos conceptos tienen la cualidad de decorar la función y el concepto de poesía, veamos en la siguiente cita lo que nos explica la ensayista venezolana Ilis Alfonso, quien utiliza un lenguaje más preciso y cónsono con nuestras pretensiones de que la poesía sea la piedra angular de la pedagogía en Venezuela: “La poesía es exploración del ser, de la existencia, del universo, la poesía es indagación de lo real, de lo que es, lo que existe, la poesía como verdad.” Esa última frase, la poesía como verdad, lo dice todo. Cada alumno, cada ser humano, indaga y trae al salón un pedazo de la verdad, en forma de arte subjetivo. Pero la poesía logra algo mucho más preciado que el encontrar un pedazo de verdad, logra la liberación, la autonomía, la descolonización. Aquí retomamos el tema que dejamos suspendido en páginas anteriores.

La narrativa y el ensayo suponen a un autor que se ha liberado de las trabas de la colonización del pensamiento o que se ha anudado en esa perturbación, optemos por el primer caso, el autor utiliza al género para expresar su libertad de pensar; la poesía en cambio es ejercicio de libertad de pensar, se necesita mucho menos lectura(en el caso de la escuela básica) y mucho más soltura. La narrativa y el ensayo calan con mucho más facilidad en la estructura de la racionalidad que es tributaria de una estructura de dominio o es ella misma dominio en acto, y esta sería una de las tesis principales de Dialéctica del iluminismo, libro viejo pero vigente en cuanto al desmontaje de la racionalidad moderna. Sigamos. El discurso del escolar contiene elementos no dominados o se comporta como un verbo no conquistado, ni siquiera pasando por todos los años que la escuela de la memoria le tiene asegurado, se logra conquistar absolutamente la psique y el comportamiento del escolar, sabemos todo lo que tiene que hacer el sistema para lograr sus objetivos de dominio, multiplicar el discurso colonizador y difuminarlo en miles de vectores socio culturales; la industria del entretenimiento juega aquí un papel muy importante. Sin embargo, elementos que nosotros muchas veces entendemos como signos negativos de la personalidad social de los venezolanos se transforman en la relación con el dominio como signos de resistencia, y en ello tendríamos que incluir hasta la indiferencia que un gran sector de la población le tiene a la historia. Los signos más importantes de resistencia son a mi juicio, la burla, la indiferencia y la deformación del discurso. Todo ello lo conseguimos con la escritura de poemas, la realidad es burlada, es deformada, transformada, y la racionalidad poco tomada en cuenta. El ejercicio constante de poemas en la escuela básica no tiene como objetivo la creación de poetas sino de personas con dominio de su pensamiento, con un alto grado de atención y muy pocas posibilidades de ser atrapado por las trampas del dominio.

Cuando mencionamos los grados de atención, estamos hablando de las capacidades de mirar y escuchar y entender desde los propios esfuerzos con ayuda, valga redundar, de sus propias capacidades. El maestro sería quien oriente esa mirada o señale asuntos ocultos, nuevos límites a alcanzar.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Libro, Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PÁGINAS Y BORRONES. Apuntes para una reforma del Sistema Educativo en la Escuela Básica Venezolana

  1. Excelente, me encantó, gracias por compartirlo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s