Infancia, aproximación a una historia. ¿Por qué surgió la necesidad de la Declaración de los derechos de los niños?

Paulina Carmen Uviña

paulinauCuando nos referimos a la infancia hablamos, también, de nosotros. Entonces es importante iniciar este artículo indagando ésa, nuestra infancia, y relacionarla con la cultura, ¿para qué? Para conocer cada vez mejor lo que nos sucede como parte del cuerpo social al que pertenecemos. Ese cuerpo se sostiene, cambia y crece, ese cuerpo que nos incluye. Dentro del espacio y tiempo que integramos, nos encontramos con los otros y entablamos con ellos diferentes relaciones: afectivas, de familia, de amistad, de compañerismo, escolares, laborales, comunitarias, etc. Nuestros discursos y acciones tienen características diferentes, tan valiosas como las de los otros. ¿Y el niño? ¿Y la niña? ¿Está con nosotros?
Repasemos algunos temas referidos a la historia de la Infancia.
Durante la Antigüedad el niño era considerado según el perfil del futuro adulto, es decir que no tenía entidad como sujeto. Si pertenecía a una clase alta y había nacido sano, recibía la educación necesaria para ser dirigente en el ejército, magistrado, senador, príncipe, emperador, rey, conde, etc. El resto de la población permanecía con educación primaria, la de la familia – en el mejor de los casos- apenas para sobrevivir y obedecer.
La mayoría de los matrimonios  de la clase dominante se constituían por contrato. Por otra parte, era muy común eliminar a los niños que nacían con dificultades de salud, tanto físicas como psíquicas, sea cual fuere el grupo social al que pertenecían. Era moneda corriente la práctica del abandono de niños, o la venta de los recién nacidos a los traficantes de esclavos.
Tanto en Grecia como en Roma, la institución Madre era el Estado quien tenía a su cargo la educación y frente a esta realidad, hacía un guiño.educacion
Miremos ahora qué sucedía durante la Edad Media en los principales centros de la civilización. La responsable de la educación era la iglesia. Por lo tanto, en esta etapa sociocultural predominó el dogma cristiano que impuso conceptos tales como el del Abad Bérulle (Siglo XVII)  quien escribió- cito- “No hay peor estado, más vil y abyecto, después del de la muerte, que la infancia”. En la educación de los niños se impuso la idea del pecado, la necesidad del castigo y se privilegió el cumplimiento de los principios religiosos y el amor a Dios por encima de todo sentimiento. En nuestra búsqueda no hemos hallado una sola línea- en los discursos de esa época – que hable sobre la necesidad que tienen los niños del amor de su familia o de otras personas cercanas, para alcanzar un desarrollo sano.
Vamos a pegar un salto muy grande, llegamos al siglo XVIII y, en los textos de la Historia de ese tiempo, leemos conceptos más cercanos a las actuales concepciones de la Infancia.
Nos encontramos con el Emilio de Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), allí leemos “el niño es bueno por naturaleza”, ¡vaya frescura! ¡Qué distancia con el concepto de niño-adulto de la antigüedad o del oscurantismo medieval!
Felizmente las consideraciones de la Edad Moderna son las que nos iluminan hasta hoy para replantearnos las cuestiones de la Infancia. El Emilio se coloca como protagonista de las lecturas necesarias para el tratamiento de la niñez. Por empezar, incluye a la mujer en los procesos de aprendizaje y es la sociedad que pervierte “las buenas inclinaciones del niño”. Por primera vez vamos a escuchar que “el niño se desarrolla física, intelectual y moralmente”.
ninos4Los siglos XVIII y XIX son muy productivos en lo que se refiere al tratamiento de los temas de Infancia. El niño ocupa la centralidad en la Pedagogía. Vamos a citar a Pestalozzi (1746-1827), Froebel (1782-1852) A partir de estos autores – entre otros – actores sociales e instituciones,  son reconocidos en las escenas escolares como parte del proceso educativo del sujeto-niño. Nos referimos a los padres, la familia, la comunidad. El juego adquiere relevancia como práctica cotidiana tanto en el hogar como en la escuela; ¡nace el Jardín de Infantes!
De todos modos, tenemos que llegar al Siglo XX para que los especialistas elaboren el paradigma vigente que desarrolla con claridad la Infancia plena. Esto quiere decir que se reconoce al niño como una persona, con derecho a la identidad personal, a la dignidad y la libertad.
La Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución Nº 1386-XIV, del 20 de noviembre de 1959, proclamó los Derechos del Niño que no son de cumplimiento obligatorio por parte de los estados miembros.
En 1989 la Convención sobre los Derechos del Niño adopta la mencionada declaración y convoca a los estados para su firma y ratificación.
Nuestro país aprueba la Convención sobre los Derechos del Niño a través de la Ley 23.849, sancionada el 27 de septiembre de 1990, y promulgada de hecho el 16 de octubre de 1990
Continuemos estudiando y trabajando para que los principios de esa Declaración se hagan realidad en nuestro suelo, paso a paso, firme, con nuevos proyectos, con las reparaciones necesarias.

Bibliografía consultada
Buenaventura Delgado (2000) Historia de la Infancia. Editorial Ariel. Barcelona. España
Christian Kupchik (2011) Los niños también nacen pequeños (siendo la grandeza del futuro) pp.8 en la revista quid; año 6, Nº 35 Grupo IHSA S. A.
Francoise Dolto (2006) La causa de los niños. Paidós. Buenos Aires.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Literatura infantil y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Infancia, aproximación a una historia. ¿Por qué surgió la necesidad de la Declaración de los derechos de los niños?

  1. CEPROLEC dijo:

    Gracias Oscar

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s