Los viajes de Miguel Vicente Patacaliente: un paseo por la imaginación

 David Figueroa González

 

Orlando Araujo. Fotografía de José Esteban Ruíz Guevara. Tomada de la revista Parángula Nº 5, abril-septiembre de 1987.Un viaje comienza antes de dar el primer paso, así nos enseña  Richard Bach en su libro “Ningún lugar está lejos”,  por lo que  cuando  decidí  hacer senderismo por Venezuela ya  mi imaginación  me había llevado a caminar por las montañas merideñas,  a disfrutar del Lago de Maracaibo   y bañarme  en el corazón del Orinoco. En tanto  y  cuanto llegan a mí  pasajes de “Los viajes de Miguel Vicente Patacaliente” del escritor Barinés Orlando Araujo se despiertan mil recuerdos en mi alma.

Miguel Vicente pata caliente fue  escrita en el año 1978 y, sin embargo, sus historias podrían fácilmente ubicarse en la actualidad, ya que el niño que describe Araujo posee  la imaginación y el corazón típico de cualquier  infante hoy , así como también  sus sueños y el deseos de explorar, investigar y jugar; a ese, es el chico  que Orlando Araujo le da vida en este libro. En ese sentido, el poeta José Gregorio González Márquez nos refiere: “La imaginación permite al lector niño-joven-adulto vivir inmerso en el mundo de lo posible. Cuando imaginamos nos entregamos al ejercicio de la palabra hecha ésta, bondad, amistad, solidaridad, dolor, agonía, silencio; pero sombre todo amor”. En el siguiente fragmento disfrutamos esas bondades, las cuales le han sido conferidas al protagonista de esta narración: “Los domingo muy temprano se reunía con sus amigos, juntaban todo el dinero que tenían y bajaban corriendo y charlando hasta  El Calvario y jugaban bajo los árboles inmensos en la selva profunda y se ponía a caminar con cuidado y al acecho como Tarzán cuando andaba a la caza de leones. Se imaginaba que allí, a la vuelta de un matorral, se tropezarían con la fiera y lucharían contra ella hasta vencerla y lanzar el grito de triunfo, pero el emocionante encuentro era casi siempre interrumpido por alguno de los policías que vigilaban el parque y los obligaban, con amenazas tenebrosas, a regresar escalinatas abajo, de nuevo a la avenidas y calles sin emoción y sin aventuras”

ilustración de Pablo Auladell

ilustración de Pablo Auladell

 La cotidianidad de los barrios, el transitar por el centro de Caracas y la realidad social de una urbe están dibujadas en la primera parte de estas historias, no obstante, en la medida que se avanza en la lectura nos vamos sumergiendo en parajes más frescos donde la naturaleza cobra vida y mediante la humanización el autor logra que el cuento conmueva y sensibilice,  lo que nos hace pensar que su autor era un hombre sensible ante la realidad que vivió,  observador, imaginativo y orgulloso de su país. El escritor David Figueroa Figueroa en su libro “Orlando Araujo el niño que llevamos dentro” nos expresa al respecto: “Es que la región de Calderas (lugar donde nació el poeta) está más cerca de los Andes que de los llanos, lugares que evoca a cada instante en su escritura, el recuerdo hecho más real que lo real, la palabra transformada en presente-futuro, gracias al poder del símil, la metáfora y otros recursos literarios”. En tal sentido, en la sección “El viaje maravilloso” disfrutamos de esos elementos: “Soy andino al nacer y en mi niñez voy dando salto entre montañas; soy llanero en mi juventud, inmenso y fuerte y ancho; y cuando me voy poniendo viejo llego al mar y soy océano con otros miles y miles de ríos que llegan al mar llorando por la tierra que dejaron atrás. Tal vez por eso el mar es tan salado y hay tantos peces que parecen lágrimas. Pero el cuento de mi vida no es triste, porque nunca es triste la vida de un río que viaja todos los días con aguas nuevas y les va mostrando gentes y cosas y lugares tan distintos. Vente conmigo, Miguel Vicente Patacaliente. A ti te gustan los viajes te enseñaré lo que no has visto nunca”

 La imagen del adulto en la historia “Miguel Vicente pata caliente”  se presenta casi como en la vida real, es decir, Araujo utiliza esa figura  como metáfora para enseñar, aconsejar o guiar. Es por  ello que  no siempre ese ser es un humano. En algunos casos es la misma naturaleza que cobra vida. Araujo nos deja ver  en estos relatos su lado sensible ecologista, camarada comprometido con el mundo. En ese mismo orden de ideas, el escritor para transmitir su mensaje  utiliza un  lenguaje  coloquial en la voz de  sus personajes, lo  que facilita la comprensión de la idea subyacente en la narración. Sobre la sencillez  del lenguaje de esta obra la escritora Aracelis Reyes desarrolla este tema con amplitud en su ensayo “A través de Miguel Vicente Patacaliente, déjame contarte de Orlando Araujo”, en éste indica: “El cuento desde el principio muestra un lenguaje sencillo cotidiano, de carácter fresco, con un argumento interesante, que permite al lector la evocación de parajes conocidos y de situaciones parecidas vividas en la niñez”. Estas características que distinguen al gran Araujo la detallamos en  la sección “Patacaliente descubre el Orinoco”:

ilustración de Anna Emilia

ilustración de Anna Emilia

“Bueno, estos ríos gigantes mudan de agua todo el día y mudan  de descubridores.

Ya sabemos, con Miguel Vicente, que los ríos nacen y son distintos cada día, así que para descubrir un río hay que amanecer y mirarlo por primera vez. Y esto le pasó a Patacaliente.

Antes de llegar al mar, el rio inmenso se divide en caños o canales que forman como los dedos de una mano de aguas dulces entrando a las saladas aguas marinas. Esa mano, que también se parece a un abanico abierto, o a las  nervaduras de una hoja,  o a una red echada  allí en la orilla misma del océano, es lo que llaman un delta.”

El libro  “Los viajes de Miguel Vicente Patacaliente,” Orlando Araujo nos dibuja  muchas de las regiones del país proyectando sus paisajes, dando a  conocer  su interior. Mas esta travesía  no sólo se realiza desde un punto de vista físico, sino que también lo fantástico participa para dar voces  a los sueños que tiene el personaje infantil. Así que, el peregrinaje maravilloso del protagonista se cumple, por ejemplo, cuando Miguel Vicente transita  por el fondo de la tierra, montado en un dinosaurio azul, y mientras  vive esa realidad milenaria aprende sobre el petróleo y la tierra del sol amado.  Esta fusión entre la realidad y la fantasía  permite deducir que la escritura de Orlando Araujo se caracteriza por mostrar un deseo incesante de aventurarse hacia lo desconocido,  el mismo lo vemos reflejado en  “El dinosaurio azul” donde el niño aprende sobre el mundo del petróleo y la importancia que reviste para el consumo humano:

 “Hice mi viaje al fondo de la tierra y me perdí en un bosque de hojas negra y de lagartos dormidos. Millones y millones de árboles y de gusanos hundidos y quemados por un sol de cien mil años formaban un lago oscuro y un río de aguas lentas y sin luz. Era el petróleo.

Me monté en un dinosaurio azul me vine siguiendo el río de aguas lentas. Atravesé llanuras de aguas subterráneas, túneles oscuros y minas de diamantes. Un día me dormí en un campo de esmeraldas, pero me despertó una jirafa roja para decirme que arriba me esperaban el sol, el viento, las flores y los caminos de la tierra”

ilustración de Nuria Feijoo

ilustración de Nuria Feijoo

Otra característica presente a lo largo del cuento son los rasgos autobiográficos que  Orlando Araujo deja como huellas de su existencia; el Orlando apasionado, el Atormentado y Bohemio, todos ellos un solo ser que se desborda por los caminos de su verbo. De esta manera encontramos fotografiada  Caldera, su pueblo natal, una especie de síntesis  de su infancia, la cual expresa con la voz del río y con ella rememora al niño que vivió esos parajes de pie de monte, e incluso su propio éxodo, hasta me atrevería a decir que plasma la nostalgia de quien  deja atrás las aventuras de la infancia.  Por lo tanto, en “El viaje maravilloso” suponemos el alma andina de Araujo arraigada en el mismo nacimiento del río: “Mi madre es una laguna que tiene un toro blanco en el fondo  y una cobija oscura encima para que nadie lo enlace. Si me llevan el toro se seca la laguna, y me acabo yo cuando apenas voy naciendo al pie de este picacho. Mi madre está allá arriba, y más arriba está la nieve, y más arriba el cielo”

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Lectura, Literatura infantil y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Los viajes de Miguel Vicente Patacaliente: un paseo por la imaginación

  1. LUZ MARINA ALMARZA dijo:

    Es uno de los libros más tiernos y llenos de aventura que he leído. Lo recomiendo.

    Me gusta

  2. marielcastro1962@gmail.com dijo:

    me regalaron este libro, Miguel Vicente Pata Caliente.
    por que unos vecinos estaban limpiando su casa y lo iban a botar y yo se lo pedi, y lo lei a los dias, y basto para leerselos a mis nietos casi todas las noches.

    Me gusta

    • jennifer rosas dijo:

      HOLA BUENAS TARDE, DISCULPE EL ABUSO YO ESTOY BUSCANDO ESTE LIBRO PAR AMI HIJO Q SE LO ESTAN PIDIENDO EN SU COLEGIO, SERA Q ALGUIEN LO VA AVENDER POR FAVOR LO NECESITO URGENTE

      Me gusta

  3. dayan dijo:

    logre leerlo cuando niño ahora lo quiero para mi hijo donde podre encontrarlo gracias

    Me gusta

  4. nooo sale lo que quieroo

    Me gusta

  5. Carolina dijo:

    Hola , me gusto la historia conocí lugares de Venezuela es buena la historia yo les vendo el libro esta en perfecto estado , esta ilustrada la historia para niños .

    Me gusta

    • Jokin Zubizarreta dijo:

      Carolina, pero, ?vive ud. en Estados Unidos?, ?la edicion que Ud. tiene es la de 1977? Si fuese asi, yo estaria interesado en comprarselo ?en cuanto lo venderia?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s