La lectura en comunidad

Arnaldo Jiménez

llegint_Alexandre Rampazo

Ilustración: Alexandre Rampazo

 Es necesario que los padres y representantes asuman con profundidad y honestidad el hecho de querer que sus hijos o representados se conviertan en seres lectores, no queda otra salida, es el instrumento más idóneo para orientarse en esta centuria donde el conocimiento y su circulación es lo predominante. Pero veamos bien, el ser lector está dialécticamente unido a ser creativo, el fin de la lectura es la creación, no la repetición. Así que en casa lo primero que hay que hacer para que la niñez sea ganada por el mundo de la lectura es preparar el terreno para estimular la creatividad.

Quisiera colocar en orden los pasos por los que yo considero habría que transitar:

1- Léale al niño o niña desde su concepción en el vientre materno, pueden ser canciones pero con su voz, pueden ser poesías o salmos, lo que se quiere es que su hijo oiga su voz en tono lector.

2- Ensaye la lectura en voz alta, dramatizando, haciendo las entonaciones que ayuden a crear en la imaginación el ambiente, la atmósfera emocional de lo leído.

3- Salga con su hijo o hija a elegir los libros que después leerán, deje que ellos elijan u opinen.

4- Conozca por su cuenta la buena literatura infantil: cuentos de hadas, cuentos de Perrault, Handersen, hermanos Grim, Las mil y una noche. Es importante que el material sea interesante, sencillo, que cautive e incremente la curiosidad.

5- Elijan el lugar donde se va a leer, siempre con espontaneidad, de manera natural, sin imposiciones, sin regaños. No se convierta usted en una copia del docente tradicional.

6- Invente juegos donde se pueda llegar a valorar al libro: competencias de adivinanzas, acumulación de puntos por cuentos leídos y comentados con sus respectivas felicitaciones y premiaciones, de ser posible. Invente un concurso en la familia, escriban las bases de ese concurso, puede ser para los adultos y los niños o niñas.

7- Nunca haga preguntas directas sobre lo leído, deje que la poesía y la literatura hagan su trabajo en el alma de sus hijos o hijas. En los primeros momentos deje que sean ellos los que digan algo sobre la lectura o pregunte si quieren decir algo, poco a poco la participación va surgiendo.

llegint_Alex Pelayo (2)

Ilustración: Alex Pelayo

8- En los primeros momentos es importante que usted haga los énfasis sugeridos, las entonaciones, que les haga sentir el frío o el calor, la alegría o la tristeza, el asombro o el miedo, etc. que ellos puedan emocionarse para que de esa manera se incentive la atención. La atención es la llave para entrar a los mundos de la literatura que es el mundo del alma y de la vida humana. Recuerde además que hay muchas maneras de incentivar la atención, los indirectos son los mejores, les sugiero algunos: los dibujos creativos, es decir sin molde (el molde es sinónimo de copia y en la copia no hay creatividad aunque haya producción) o el dibujo sin calcar desarrollando la observación, fijándose en las orientaciones de las líneas, construyendo el dibujo lentamente, observando por lo tanto lentamente. La sociedad actual se caracteriza por la rapidez, anteponga la lentitud, el verdadero conocimiento es placentero y el placer tiene su ritmo y sus pausas.

9- Indague en los gustos de los niños o niñas, quizás les guste más la literatura de misterio o la de aventura, quizás se inclinen más hacia los poemas rimados o hacia las canciones populares…

10- Tenga en cuenta el punto anterior para que sepa qué área va a trabajar también en relación a la escritura. Siempre colocando el juego y la espontaneidad como elementos que garantizan el buen curso de los acontecimientos.

11- Una vez que sus hijos o hijas estén familiarizados con las lecturas por placer busquen entre todos las relaciones que esa lectura tiene con la realidad política, cultural, social, familiar, pasional, etc. esto no puede ser muy tardío, porque desde los primeros años lo que queremos incentivar es la lectura simbólica, aquella que es capaz de establecer todas las relaciones posibles a partir de un texto, así que cuando le lea en voz alta usted mismo o usted misma puede decir algunas de esas relaciones para que los niños entiendan que la lectura no se agota en sí misma sino que es una manera de entender la realidad.

12- Una vez más, la lectura simbólica es la más adecuada para conseguir que los niños o niñas sean ganados por los libros más que por la industria del entretenimiento. Pero no establezca competencias ni con esta industria ni con la escuela, absórbalos, intégrelos a sus objetivos, use estrategias que no puedan ser eludidas por sus hijos.

 Nos faltarían muchas cosas por decir, pienso que ustedes pueden complementar estas ideas inventando sus propias estrategias o modificando algunas de las que aquí se les presentó.

La lectura en el hogar

llegint_teresa Ramos

ILustración: Teresa Ramos

Antes de adentrarnos en las consejas que podrían permitir que la lectura entre a los hogares como un huésped más, es necesario que el lector comprenda que no va a encontrar aquí una receta rígida en la que los elementos tengan que cumplirse con necesariedad y de manera sistemática. Igualmente es preciso que conversemos sobre algunos tópicos que son urgentes tomar en cuenta y que tienen que ver con la creación de las condiciones más agradables para emprender la lectura en el hogar.

En primer lugar debemos plantearnos como padres y adultos por qué queremos que nuestros hijos lean: pudiera darse el caso de que sólo queremos mantener ocupados a nuestros hijos y para ello nos podemos valer de cualquier cosa al alcance de la mano, llámese a esto video en juego, libro, deportes, etc. siempre y cuando se mantengan dentro del hogar. Por favor no utilice al libro para estos fines, el libro tiene otra dignidad, si usted la ignora es porque no se ha sumergido en estos predios de la intranquilidad humana, estas incógnitas que se despejan unas a otras creando a la vez más y más preguntas. Lo antes escrito nos plantea otra condición que habría que tener bien claro, los padres, ¿son lectores que procuran contagiar a sus hijos el placer de leer y sus maravillas? O quieren cumplir con una moda o una sugerencia de algún amigo o un objetivo escolar. Bien, si los padres no son lectores es un asunto de emergencia que lo sean antes de fomentar en el hogar un ambiente lector, los hijos así como los estudiantes creen en aquellas personas que despliegan sus pasiones por cada poro de la piel y entusiasman y confirman sus creencias y su fe en lo que hacen. Lo demás es una mentira captada por el niño o la niña y es seguro que logrará lo contrario de lo que se propuso.

Por otra parte también es impostergable cualificar cuál es la actitud del adulto ante los medios de comunicación y sobre todo ante los videos juegos y el Internet. Hay varias posiciones que podemos aventurarlas: considerar a estos seres virtuales mortales enemigos inconciliables. Aceptarlos como compañeros inevitables y procurar entenderlos para poder disminuir su daño o pensar que son invalorables instrumentos que contribuyen a elevar el nivel de pensamiento al poner a la mano las más increíbles y disímiles informaciones. Querida amiga, apreciado amigo, ¿en cuál de estas posiciones se ubica usted, o acaso tiene otra actitud diferente y que podría darnos una solución más efectiva ante este asunto álgido y delicado? Yo trataré de aportar algunas ideas y me confieso limitado para dar una solución segura. Siempre tomando en cuenta que lo que queremos es convertir o crear un hijo o hija lector o lectora. Pienso que el Internet y los videos juegos o lo que se le ocurra a la industria del entretenimiento producir, son y no son enemigos, pueden contribuir a ampliar nuestro acervo cultural y también contribuir a destruirlo. Su meta es sin embargo, la creación de un ser consumidor de las nuevas mercancías que el capitalismo tardío o la sociedad postindustrial está produciendo cuando los signos clásicos del consumo se han devorado a sí mismos y tienden a acelerar la multiplicación de los medios del consumo. Si no tenemos claro esta finalidad nosotros mismos podríamos caer en sus zonas de transformación del ser y trastrocamiento de las nociones del tiempo y del espacio, es decir, de la historia.

Xulia Barros

Ilustración: Xulia Barros

No considere a su hijo o hija un ser sin opiniones o sin posturas ante los problemas del hogar o la sociedad, se trata de lo contrario, quizás tenga actitudes más equilibradas que los adultos que le rodean o pueda dar una visión diferente del problema. Por eso pregúntele cuál es su opinión ante la cuestión que estamos tratando, después por supuesto de explicarle las virtudes y las desgracias de los medios virtuales de entretenimiento. Quizás puedan arribar a un manejo más maduro de la situación.

Si usted ha quedado claro en relación a que las máquinas de entretenimiento procuran en primer lugar vender un nuevo tipo de mercancía que la sociedad de consumo ha denominado mercancías virtuales y que el uso del Internet debe ser bien orientado por los adultos, que depende de su inteligencia en la maniobra de dicho instrumento puede convertirse el mismo en un ángel aliado o en demonio engañador. Esto sin embargo, carece casi de importancia cuando el hogar ha edificado sus ritos, no sólo con respecto a la lectura, me refiero a muchos otros ritos que se han partido, que se han podrido sin nunca haber estado verdes y ni siquiera guindando en el árbol de la cultura, léase el árbol del bien y del mal. Tanta queja nuestra de que la familia está desintegrada, de que los valores deben armarse como piezas de rompecabezas a partir del hogar o de la escuela, etc. y quizás muy pocas personas hemos caído en cuenta que en las casas hacen falta los rituales de comunión, los rituales de acercamiento, los rituales de ternura. Yo los práctico cada quince días con mis hijas, y en algunas ocasiones el libro ha sido el mediador de nuestros momentos compartidos.

Como ser cultural añoro una sociedad estructurada en torno a la presencia de la divinidad en la mesa, por ejemplo, a la hora de comer, en nosotros, y es ésa una parte de nuestra especificidad, todo es rito sin base en lo afectivo, porque no es forjado por nuestra herencia histórica y queremos convertir el rito en monotonía y allí todo se vuelve máscara. Disculpen el haber tomado este atajo, pero es necesario pues el momento de la lectura debe tratarse con la dignidad de un rito, con la profundidad de almas dispuestas a compartir algo que está dentro y fuera del libro, los afectos; apreciado amigo, querida lectora, si desde tempranas edades la infancia establece un nexo espontáneo y libre entre la palabra hablada y la escrita, si el ritual de leer se mantiene en el tiempo, usando buena literatura y las más adecuadas, pronto tocaremos estos aspectos, variando las estrategias y eligiendo los lugares entre todos, no tendrá usted mucha necesidad de jalarse los pelos cuando al Internet le salgan los cachos y la cola y empiece su hijo u hija a oler a azufre, pues el demonio huye de la seguridad que da el cariño. No es pues leer por leer, no es el agotamiento de la lectura en sí misma, nunca ha sido así y en este caso mucho menos lo puede ser. El ambiente debe ser una gran bandeja donde nos sirvamos humildad.

Cortesía La letra Voladora

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Ensayo, Lectura, Literatura infantil y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La lectura en comunidad

  1. Giondelys Montilla dijo:

    interesante

    Me gusta

  2. Pingback: La lectura en comunidad | Bibliotecas Escolares Argentinas | Scoop.it

  3. Pingback: La lectura en comunidad | Bibliotecas Escolares Argentinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s