Fabular de voces en la escritura de David Figueroa Figueroa

José Gregorio González Márquez

Poeta David Figueroa Figueroa

 Abrazar la palabra para sentir su fuerza, convivir con ella para mantener cercana la memoria, redimensionarla para que llegue al corazón de los más pequeños es oficio de un poeta. Desde la poesía, expresada en prosa o verso, se señalan los caminos de la lectura y la escritura para enamorar a los niños y conminarlos a transitar por los senderos de la imaginación y la fantasía. No se trata de inventarles mundos desconocidos para que disfruten momentáneamente de acciones o situaciones disímiles. En realidad se busca acércarlos al acto creador desde el sagrado recinto donde mora la palabra.

El poeta es un ser dilecto. Intuye en cada rasgo de existencia la intemporalidad de la escritura al mismo tiempo que hace de su oficio una fortaleza para que convivan sus lectores, para que disfruten de sus creaciones. Toda forma de escritura es un acto de amor. Gustavo Pereira en su texto Écriture nos dice que Tal vez toda escritura, aun la más tendenciosa y amarga, no sea en el fondo sino una declaración de amor hacia alguien.

David Figueroa Figueroa, excelso poeta yaracuyano, ha dedicado su vida a la escritura. Su trabajo para niños es inmenso, de larga data y con una impresionante sencillez que permite a la palabra ser portavoz cercana al universo del infante. El manejo de las imágenes en sus textos para niños, ronda los espacios donde se fertiliza el uso de la imaginación y se acicalan los poemas para adueñarse del alma de los pequeños.

Ronda sin fin, colección de poemas cortos y precisos, expresan la armonía que existe entre la libertad de crear y el contenido poético propio para un niño. Fábulas, adivinanzas y textos poéticos convergen en este libro para nombrar y dibujar imágenes perentorias cuya recurrencia encenderá los sentidos y facilitarán la permanencia de un vaso comunicante con sus lectores. Figueroa Figueroa, obvia en su trabajo el uso de la fábula como elemento moralizante y despliega un mundo de palabras para pintar la belleza, el sentido de la vida, las paradojas de la existencia y la divinidad de la poesía. En su fábula 1 nos dice: Un pez/ enseñaba/ de colores/ al mar/ Paradoja/ el pez/ era ciego/ Demuestra este texto que la invidencia no limita la capacidad para ver más allá de las simplezas del destino. La paradoja aun cuando presenta elementos contradictorios o por lo menos que perecieran, sólo se limita a reafirmar una visión infinita del poema.

Otro texto que indudablemente posee un encanto natural y refiere a la intuición como elemento polivalente para motivar en el niño su capacidad de imaginación es el nombrado como Fábula 6 y que reza; Busqué una nube/ pero/ estaba de turista/ Busqué un riachuelo/ Pero/ andaba con la nube/.

Las adivinanzas traen consigo la activación del intelecto. Muchos procesos mentales se ponen en funcionamiento cuando se formula una adivinanza. El niño se emociona y juega, se sumerge en un territorio desconocido en busca de respuestas; claro, sigue las pistas dejadas en cada palabra que conforma la adivinanza. David Figueroa Figueroa, construye para el disfrute lúdico del niño textos como el que se presenta seguidamente: /Parece volar/ el conejo/ cuando corre/ ¡Cómo se hermana/ con la brisa!/

Cuando se escribe para niños, el poeta maneja licencias ilimitadas. La creación de textos no está cercada por convenciones ni reglas que cercenen el acto creador. El uso del absurdo divierte y motiva; hace reír y propicia el análisis de situaciones desde la realidad circundante. En Ronda sin fin conseguimos el poema intitulado Absurdo 2: /Una vez/ vi gatos que cazaban lagartijas/ en metamorfosis de arbustos/ En las ventanas del sol/ los gallos perseguían gallinas de fuego/ Otro texto de la misma estirpe reza: /La cigarra/ del relámpago/ abandonó/ los dientes del tiempo/ Hoy baila jubilosa/ en el columpio del sereno/

El Cucarachero Juglar y otros relatos, Obra con la que ganó Figueroa el XIV Concurso Nacional de Literatura Infantil Miguel Vicente Patacaliente, es un libro en el que se entremezclan la prosa y el verso. Concebido por su autor como una especie de bestiario donde los protagonistas se mueven entre la multiplicidad de imágenes literarias y las paradojas de la vida, pretende señalar situaciones que pueden ser cotidianas para los niños. Aunque poseen características de fábulas, estos textos lejos de querer imponer enseñanzas y estar marcados por el didactismo, se sostienen como tributos al devenir de la humanidad. No desea entonces el autor inmiscuirse en el campo axiológico como un referente esencial e imponer principios y valores, más bien busca alimentar la conciencia desde su trabajo literario.

El uso de prosa y verso juntos, poco común en nuestros autores por cierto, define la obra de David Figueroa. En el Cucarachero Juglar, van fluyendo el cuento y la copla hacia el infinito mundo de la palabra, convergen en la acción lúdica que encanta al niño; no hay recortes ni grafías sobrantes. Cada letra ocupa el lugar que le corresponde en la maraña de imágenes propuestas por el escritor. La historia de este cuento refiere a un cucarachero que es poeta y vive cantándole o componiendo coplas a quien se interese por ellas por motivos especiales. Por supuesto, cobra por ellas.

Cito ahora un fragmento del cuento mencionado: Otras veces era el cuervo, quien pedía algunas coplas relancinas. Amigo Cucarachero, sé que usted tiene una voz extraordinaria, recíteme algunas cuartetas. Enseguida las tendrá en su oído, camarita:

/La guayaba es muy sabrosa,/ tiene el corazón de miel/ El que vive de maldades,/ siempre se viste de hiel./ El tiempo no pasa en vano,/dice el refrán con certeza./ si quieres vivir en paz,/ usa muy bien la cabeza./ El amor no cuesta nada,/ pero muchos no lo dan./ Hagamos como la espiga,/que siempre reparte el pan./

Otra característica resaltante en este libro se manifiesta en las tramas de los cuentos poemas. Buena parte de ellos con finales que se mueven entre lo irónico y trágico, pretenden señalar las vicisitudes que viven los seres humanos. Sus alegrías, tristezas, angustias, vivezas están presentes en la obra; asimismo, sus defectos como la envidia, la inquina, la miseria y el conformismo. El cuento La hormiga Dominga y sus travesuras relata las peripecias de una hormiga que se apasiona tanto por la Halterofilia que su obsesión la conduce a la muerte. Una crítica cerrada al uso de esteroides, dietas especiales y al abuso del ejercicio físico para buscar la perfección de la imagen, del cuerpo.

En La flor única, el amor, la benevolencia, el egoísmo y la envidia se manifiestan a lo largo del cuento. La historia de una flor que por mucho tiempo ofrenda milagros a quienes se acercan con buenas intenciones. Cambia de coloración de acuerdo al ánimo de los que la visitan. De hecho el nombre que le da el autor al pueblo connota la cantidad de favores que la flor hace a sus habitantes. Pueblo sortario no es otro que la vigencia de voces múltiples que conviven en cada uno de nosotros, las llamadas predestinadas para acercarnos con respeto a la libertad del texto.

Fabular de voces, libro por cierto inédito, es un extraordinario despliegue de imágenes. La belleza, el ritmo, la rima y la musicalidad de cada uno de los poemas están trabajados con maestría. El poeta construye desde su saber ancestral un fabulario de voces que prolifera en la palabra, un abalorio de cuentas con perlas poemas. El trabajo en estos textos resume la sensibilidad de Figueroa usa para deleitar a los niños. Se mueve un sinnúmero de voces al compás de la alegría, bajo la batuta de lo sencillo, ante la algarabía de lo perenne. Atrapar un poema en la naturaleza misma y llevarlo al territorio de la escuela o de la casa no resulta fácil; pocos maestros de la belleza logran hacerlo.

Límpida la palabra se reúne paulatinamente, se une para concatenar textos cuyos elementos incipientes se tornan canciones, fabulosos vientos que crean una atmósfera festiva. Recrear un bestiario y al mismo tiempo sumarle situaciones que atañen a los humanos permite involucrar la potestad misma del ser ante lo onírico.

El texto Corcel de lumbre nos dice: Corcel audaz/ dragón taimado/ Quimera gris/ tiempo pasado/ Corcel apuesto/ lado por lado/ Nos da la vida/ el ser amado/ Corcel de lumbre/ poema aliado/ No llegas lejos/ si estás parado/

No son ajenos a estos poemas la presencia de referentes axiológicos; no con fines moralizantes sino como principios inmersos en la vida. En Zorro despierto apunta: Zorro ladino/ canción de cuna/ Viene la noche/ también la luna/ Zorro avispado/ pavo en ayunas/ El que no guarda/ no ve fortuna/ Zorro despierto/ cardón y tuna/Es nuestra madre/ como ninguna/

Para David Figueroa Figueroa, la palabra es vida; marca la existencia desde el templo de lo ignoto, la lleva sustanciada al colectivo, la entrega sin preámbulos para que sea disfrutada en toda su esencia.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Cuento, Ensayo, Literatura infantil, Poesía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fabular de voces en la escritura de David Figueroa Figueroa

  1. luz marina almarza dijo:

    Verdaderas joyas de la literatura para niños que desearía no faltase en ninguna biblioteca escolar o de aula. Cierto que los docentes de aula beben leer junto con los niños estas obras para descubir y apreciar sus valores literarios, estéticos, y otros. Es muy divertido leerles a los niños estos textos llenos de humor fino y belleza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s