El placer de leer

José Gregorio González Márquez

"Niña Leyendo" Franz Eybl (1806-1880)

La lectura ha prevalecido durante siglos en los espacios humanos. La invención de la imprenta permitió el acercamiento del hombre al acto de leer. El libro como vehículo expedito para comunicar, abarcó la cultura de la humanidad hasta transformarla en un bien inapreciable cuyo fin no era otro que transmitir información y recrear un universo de posibilidades para que el hombre apreciara de manera fehaciente el mundo que le rodeaba. Con el devenir de la historia, muchas situaciones han cambiado.
La lectura es un acto mágico. Leer implica sumergirse en el orbe de la palabra; atesorar consigo la cosmogonía que sustenta toda forma de existencia. El libro constituye un eslabón único entre el creador y el lector. Quien lee y se hace partícipe de la palabra escrita, funda en su memoria un universo de pasión, amor, sabiduría, imaginación, fantasía y libertad. La lectura hace de los hombres, seres poseedores de la alquimia, de la magia, del misterio.
El hábito de la lectura no se hace logra por obligación, se adquiere por necesidad. Por supuesto, necesidad que nace del alma misma del lector. Todavía manejamos una concepción errada al pretender obligar a niños y jóvenes a leer; y no sólo eso, asumimos que deben adentrarse en los libros que consideramos pertinentes para sus edades y gustos. Nos empeñamos en proponer textos que son de nuestro agrado sin saber si son del placer y disfrute de los demás.
El hogar y la escuela son las instituciones dilectas para promocionar la lectura. Sin embargo, este proceso de comunicación no puede usarse como modelo punitivo. Aún vemos con dolor como en muchas aulas escolares se usa la lectura para castigar al discente; para obligarlo a formalizar el acto de descifrar signos y símbolos con la creencia que aprenderán a leer. Este razonamiento está lejos de la realidad. Los niños y jóvenes se interesan por la lectura si pueden escoger con libertad lo que quieren leer.
Con el auge vertiginoso de las tecnologías de la información y comunicación, muchos consideran que el libro como objeto tangible va a desaparecer y se llevará consigo el deseo de leer; otros sostienen que los libros digitales reemplazarán a los físicos pero permanecerá intacto el gusto por la lectura. No dudamos que a largo plazo se presentará la disyuntiva entre ambas posiciones; pero, jamás perderemos la capacidad de apoderarnos de la sabiduría, del lenguaje y sus creaciones. Por lo tanto, el libro seguirá viviendo entre nosotros, ocupará lugares de privilegio pues de él depende la historia de la humanidad. Todos los saberes ancestrales están atesorados y a buen resguardo en las páginas del libro. Así, estamos obligados a preservarlo y con ello disfrutar del placer de la lectura para conservar la memoria colectiva.

Anuncios

Acerca de latintainvisible

Docente. Poeta. Narrador. Ensayista. Articulista. Especialista en literatura infantil.
Esta entrada fue publicada en Lectura, Literatura infantil, Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s